La presidenta de Chile, Michelle Bachelet. (EFE)
COMPARTE

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se vio hoy forzada a relevar a su equipo económico, a menos de tres meses de las elecciones presidenciales y parlamentarias y cuando deben tomar decisiones clave en materia presupuestaria y de ajustes salariales del sector público.

En medio de una lluvia de críticas desde la oposición y también dentro del oficialismo, la mandataria chilena aceptó hoy las renuncias, anunciadas este mismo jueves, de sus ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés; y de Economía, Luis Felipe Céspedes, a los que se unió poco después el subsecretario de Hacienda, Sergio Micco.

Ello cuando tiene plazo hasta el 30 se septiembre para enviar al Congreso el proyecto de ley de presupuesto y el Gobierno debe negociar, al mismo tiempo, un aumento salarial para el sector público.

En reemplazo de Valdés, Bachelet puso al frente de las finanzas públicas al hasta hoy ministro secretario general de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, cuya cartera quedó a cargo de Gabriel de la Fuente, quien hasta hoy se desempeñaba como subsecretario de la misma.

El Ministerio de Economía, Fomento y Turismo quedó en manos de Jorge Rodríguez Grossi, un economista democristiano que ocupaba la presidencia del BancoEstado (banca pública), y que ya fue ministro durante el Gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006).

La crisis que derivó en el noveno ajuste ministerial durante el segundo Gobierno de Bachelet se desató la semana pasada, cuando el Comité de Ministros rechazó el proyecto minero Dominga, que incluye un megapuerto, situado junto a una reserva marina en la región de Coquimbo, por motivos medioambientales.

Mientras el ministro Céspedes se retiró de la reunión en clara señal de disgusto, el ministro Valdés, quien durante su gestión ha tratado de dinamizar una actividad económica ralentizada desde hace tres años, comentó que “hay algunos que no tienen el crecimiento como prioridad”.

En un acto junto al ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, Bachelet comentó el pasado martes que el crecimiento debe ir de la mano con el cuidado del medioambiente, alineándose con el rechazo al proyecto.

El expresidente Sebastián Piñera, candidato derechista y favorito de las encuestas para llegar nuevamente a la Moneda, dijo que “la verdadera solución a la mala gestión” de Bachelet no es un cambio de gabinete “sino que un cambio de Gobierno”.

“Lo que hace sufrir a los chilenos es un Gobierno que tiene la economía estancada, que no crea empleos, que no mejora los salarios ni las pensiones, que no combate la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo con la voluntad que se requiere”, apostilló.

“Lo que ha sucedido no es un problema entre ambientalistas y partidarios del crecimiento. Tiene que ver más bien con la politización de la institucionalidad y la improvisación”, dijo en un vídeo difundido a través de las redes sociales la senadora Carolina Goic, candidata presidencial de la Democracia Cristiana.

“Nosotros tenemos que trabajar con prioridad en el crecimiento económico”, remarcó.

Para Marco Enríquez-Ominami, candidato a la presidencia por tercera vez, el Gobierno y su coalición Nueva Mayoría, “tiraron la toalla y se preparan para la derrota en noviembre”.

“Podemos y debemos ganar para hacer bien reformas que Chile demanda y necesita”, añadió el candidato del Partido Progresista.

El ultraconservador candidato independiente José Antonio Kast afirmo en tanto que el Gobierno “fracasó” y “está entrando en el descontrol”.

El expresidente Ricardo Lago destacó en tanto la labor de Valdés y Céspedes el gobierno y lamentó su salida.

“Comprendo la renuncia de Rodrigo Valdés y su equipo y lo lamento, porque Chile es el que pierde. Su gestión será reconocida por el país”, afirmó en Twitter.

El senador Alejandro Guillier, candidato presidencial de seis partidos oficialistas, manifestó que si los nuevos ministros impulsan el crecimiento y el empleo, nadie se acordará de la crisis.

“Si logran generar empleos y acelerar el crecimiento la gente se olvidará de que hubo un cambio de gabinete”, sostuvo.

Durante la toma de posesión de los nuevos ministros, Bachelet dijo que asumen desafíos importantes “para consolidar el ciclo de cambio que hemos puesto en marcha que presenta importantes exigencias”.

“También para seguir consolidando los estímulos económicos al emprendimiento y la inversión, así como la alianza público-privada que hemos emprendido desde el primer día”, remarcó Bachelet, quien entregará la Presidencia en marzo del año de 2018.

Consciente de que le quedan “unos pocos meses”, la jefa de Estado hizo hincapié en que el futuro inmediato “será de intensa actividad para consolidar cambios que buscan asegurar un país más inclusivo, democrático, libre, justo, participativo y próspero”.

Sobre esa base, pidió a sus colaboradores “concentración en el trabajo, capacidad de escuchar a las personas y espíritu unitario en cada una de las tareas”, además de ser capaces de “transmitir la certeza” de que están trabajando por un proyecto colectivo




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.