(Foto referencial)

El Gobierno de Brasil anunció hoy que capitalizará uno de sus fondos de garantías para poder cubrir deudas con un banco público brasileño por cerca de mil 500 millones de reales (unos 441,2 millones de dólares) que no fueron pagadas por Venezuela y Mozambique, informaron fuentes oficiales.

El presidente brasileño, Michel Temer, informó este jueves que enviará esta misma semana un proyecto de ley al Congreso para modificar el Presupuesto del Estado este año y poder destinar mil 300 millones de reales (unos 382,3 millones de dólares) adicionales al Fondo de Garantía de las Exportaciones.

Este fondo, vinculado al Ministerio de Hacienda, es el que garantiza los préstamos concedidos por diferentes entidades, principalmente el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES, el banco de fomento del Gobierno brasileño), a países que importan productos o servicios de empresas brasileñas.

Entre los bancos que concedieron préstamos a Venezuela garantizados por este fondo figura, además del BNDES, el Credit Suisse.

Tras la moratoria declarada por Venezuela y Mozambique de parte de esas deudas, los gestores del fondo anunciaron que el mismo carece de recursos para cubrir los préstamos y que el Gobierno, como fiador, tiene que cubrirlos hasta antes del 8 de mayo próximo.

La mayor parte de esa deuda se refiere a un préstamo por 274,6 millones de dólares que Venezuela tenía que haber pagado hasta enero pasado.

“Esperamos que el Congreso vote la próxima semana el proyecto de ley que trata de esos recursos financieros para que el Estado pueda cumplir sus compromisos (como garante) ya que es indispensable que sean cumplidos”, afirmó Temer en una ceremonia oficial en el Palacio presidencial de Planalto.

El jefe de Estado aclaró que su Gobierno tendrá que cumplir con compromisos como fiador de países como Venezuela que fueron asumidos por gestiones anteriores a la suya, en una referencia a la buena relación que los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff tuvieron con sus entonces homólogos Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

“El no pago por parte de Brasil tendría consecuencias indeseables para el país, que dejaría de ser considerado un buen pagador por bancos internacionales y el propio BNDES”, explicó el ministro de la Secretaría de Gobierno, Carlos Marun.

“Tenemos que efectuar esos pagos hasta el 8 de mayo. Brasil dispone de los recursos pero no están en el presupuesto porque no se preveía el impago. Tenemos que cubrirlos para mantener la condición de buenos pagadores”, agregó el ministro.

Venezuela pagó en enero pasado, con cuatro meses de atraso, una deuda de 262,5 millones de dólares que tenía con Brasil como parte del convenio que garantiza el pago de las exportaciones que empresas brasileñas realizan al país vecino. Pero la deuda que vencía ese mes con la misma garantía no fue saldada.

El pago de enero se produjo en medio de una crisis diplomática entre ambos países que llevó al Gobierno venezolano a expulsar al embajador de Brasil en Caracas, Rui Pereira, en diciembre pasado.

Brasil ha condenado en reiteradas oportunidades las violaciones a los derechos humanos y a las garantías democráticas en Venezuela, en tanto que el país vecino aún no ha reconocido como presidente a Temer, que asumió en mayo de 2016 para sustituir a la destituida Dilma Rousseff.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.