cepal
Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas. (Foto referencial)
COMPARTE

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectó que este año la economía regional crecerá un modesto 1,1 %, superando dos años de números rojos, en el marco de mejores expectativas a nivel internacional.

La economía global muestra un avance modesto, pese al débil crecimiento evidenciado en el presente año, afirmó hoy la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, al presentar en Santiago el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2017.

En el texto, el organismo de las Naciones Unidas prevé una mejora en el crecimiento de la economía mundial a una tasa de 2,7 % en 2017 y 2,9 % en 2018, gracias a un mayor dinamismo del comercio y una volatilidad financiera baja y estable en lo que va del año.

Bárcena destacó en la presentación del informe en Santiago las alzas en los precios de las materias primas respecto de 2016, que incrementaron sus valores en un 12 % en promedio.

Sin embargo, mencionó que uno de los riesgos para el desarrollo económico de la región es la política económica de Estados Unidos, que con Donald Trump en la Presidencia genera incertidumbre en el resto del mundo, lo que afecta directamente a los mercados emergentes.

Lo más preocupante no es la política en sí, sino la falta de claridad sobre estas políticas y acerca de las reformas que realizará Estados Unidos en materia fiscal y comercial, precisó la alta funcionaria.

Agregó que la suspensión del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) y la eventual revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan) han provocado un retroceso en la apertura comercial de la región, entre otras medidas que van por la misma senda.

Otro peligro mencionado por la directiva de la Cepal es el posible aumento del techo de la deuda y la silenciosa desregulación financiera y ambiental que encabeza Estados Unidos, que avanza “con eventuales impactos negativos” para el territorio, puntualizó Bárcena.

De acuerdo al documento publicado este jueves, se espera que el Producto Interior Bruto (PIB) de América del Sur crezca este año un 0,6 %, del Caribe un 1,2 % y de Centroamérica y México un 2,5 %, en promedio.

En la región se visualiza un aumento del consumo privado amplio y duradero, ligado a una expansión del endeudamiento, además de una subida de las exportaciones, que no ha sido seguida por una mayor inversión pública y privada en el territorio.

El escaso dinamismo de la inversión no permite acumular capital, ni construir capacidades en infraestructura y productividad. Tampoco generar innovación, lo que limita las posibilidades de un crecimiento sostenido en el tiempo, subrayó Bárcena.

Añadió que es necesario mantener el impulso a la inversión pública y privada mediante reglas e incentivos que la promuevan, además de “estrategias productivas y normas claras”.

En la misma línea, es importante evitar que la inversión pública sea el primer recorte al momento de hacer ajustes fiscales, dijo Bárcena.

La funcionaria recalcó que la desaceleración de China (de 6,5 % en 2017 a 6,4 % en 2018) también es un factor que impacta a los países de América Latina y el Caribe, debido a que la dinámica de la región aún está determinada por el contexto externo.

La Cepal destacó la recuperación de Latinoamérica, tras las caídas del PIB del 1,1 % en 2016 y del 0,4 % en 2015, con crecimientos de todos los países de la región, con excepción de Venezuela, que caería un 7,2 %, y de dos países del Caribe, Santa Lucía y Surinam, cuyo PIB se contraería un 0,2 %.

Los mayores crecimientos se prevén en Panamá (5,6 %), República Dominicana (5,3 %), Antigua y Barbuda (5,0 %), Costa Rica (4,1 %) Paraguay (4,0 %), Bolivia (4,0 %), Guyana (3,8 %), Jamaica (3,5 %) Guatemala (3,4 %) y Uruguay (3,0 %).

El mayor crecimiento previsto para Centroamérica y México obedecería a un aumento de los ingresos por remesas y a mejores expectativas de crecimiento de Estados Unidos, su principal socio comercial, precisa el documento.

El informe prevé además que el saldo en cuenta corriente de la región se mantenga este año en niveles similares a los de 2016, en torno al -1,9 % del PIB, aunque con una mejora en los términos de intercambio y un aumento de las exportaciones, proyectado en un 8 % para el año.

En el ámbito laboral, se espera que la tasa de desempleo aumente de un 8,9 % en 2016 a un 9,4 % en 2017, con lo que se acumularía un aumento de la desocupación urbana de 2,5 puntos porcentuales desde el 2014.

En materia fiscal, el déficit promedio en América Latina se mantendrá estable en 2017, en torno al -3,1 % del PIB.

Por otro lado, la inflación promedio de las economías de la región se ha reducido a partir del segundo semestre de 2016, pese a que tres economías mantienen tasas superiores al 20 %.

Esta tendencia se ha mantenido en los primeros cinco meses de 2017, cuando la inflación promedio cayó 1,6 puntos porcentuales, de un 7,3 % en 2016 a un 5,7 % en mayo de 2017.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.