José Javier Díaz Magallanes, el venezolano que el año pasado realizó una huelga de hambre por seis días, frente a la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, retomó la medida, esta vez con el añadido de que se cosió la boca.

En un escrito enviado a El Carabobeño, Díaz Magallanes señaló que el pasado domingo cumplió dos años que salió de Venezuela con la misión especifica de que el país pueda recuperar la condición de miembro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, “justificado por la imperiosa necesidad que tenemos los venezolanos de recuperar el orden democrático y las instituciones en nuestro país”.

Explicó que ya se han hecho algunos avances en ese sentido, aunque se ha conseguido poco. No ha sido nada fácil y hasta ahora toda esta lucha la he llevado si se quiere solo. Díaz Magallanes afirma que tiene mucha fe en Dios y en lo que está haciendo, y por esa misma va a seguir adelante hasta cumplir su propósito.

Expresó además que la única manera que Venezuela tiene de recuperar su estatus en la corte, es si el régimen venezolano de manera voluntaria se suscribe al tratado que vincula a la nación.

“Como sabemos, eso no va a pasar. Son muchos los altos funcionarios venezolanos que tienen deuda por la violación de derechos humanos, y los defensores del régimen  quieren que siga así, porque la represión es una de las armas mas  efectivas que se está usando para doblegar y someter al pueblo de Venezuela”.
El manifestante pide ayuda a otros compatriotas radicados en Costa Rica, para que lo acompañen en su huelga. Dijo que este lunes la CIDH analizará un caso venezolano, que lleva el abogado Tulio Alvarez. Como lo conoce, aprovechará para entregarle un comunicado, de manera que este se lo haga llegar al presidente de la corte.

Según manifestó a El Carabobeño, el texto del comunicado es el siguiente:

Con todo respeto me dirijo a las autoridades que representan tan digna institución para manifestar: En primer lugar, mi firme intención de seguir adelante, por cualquier medio dentro del marco legal, hasta conseguir el objetivo por el cual fui comisionado para llevar el MENSAJE A GARCÍA. (mi misión personal) Y también, para comunicarles los motivos que me impulsaron a llevar una segunda huelga de hambre, frente a esta sede, solicitando al régimen que se ha instaurado como gobierno, reconsiderar la necesidad de que Venezuela vuelva a ser miembro de este organismo.

Tratando de vincular una vez más al Estado venezolano a los efectos legales que puedan emanar de los procesos jurídicos llevados en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Creo que no es necesario detallar la crisis impuesta que esta sufriendo todo un pueblo, esta situación obedece a los intereses de una sociedad de delincuentes amparados en la égida del Estado, bajo la tutela del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Es irresponsable hablar de dictadura en Venezuela, cuando la realidad es que toda una población inerme está siendo atacada. Nuestro país ha sido sitiado por una compleja estrategia militar basada en el asedio, el arma mas efectiva que está usando el régimen para este fin es la LEY y las practicas de tácticas bélicas de forma sistemática, dignas de una situación de guerra. El Estado venezolano ha sido configurado por leyes e instituciones  para ser el causante de los ataques susceptibles  que están afectando los sectores mas básicos para el normal desarrollo de una población, a saber: alimentación, medicina, trabajo, tiempo (horas hombre), transporte, recursos energéticos (agua, electricidad, gasolina, gas domestico), comunicaciones  y muy especialmente el daño económico.  El fin de estos ataques no es otro que doblegar y someter al pueblo, para garantizarse de esta manera  el dominio y el control de todos los estamentos públicos y así perpetuarse en el poder.

Dada esta consideración no podemos hablar de delitos de lesa humanidad, cuando en realidad se están cometiendo crímenes de guerra. Diariamente mueren mas de cuarenta personas a manos de los funcionarios públicos llamados a defender la ley y el orden. Con los medios de comunicación presionados se tergiversa y manipula la realidad.  Y lo mas grave es el grado de impunidad asignado a estos esbirros.

Pero, ¿donde denunciar?, ¿qué institución nacional o internacional va a procesar estos crímenes?, aún recuperando la condición de miembro de la  CIDH esta estaría de manos atadas y es poco lo que puede hacer por carecer de las herramientas adecuadas. Por esta razón pido el apoyo a este organismo, no para que Venezuela recupere el estatus de miembro, ese nunca fue el propósito real.

Reconozco que esta facultad no está en sus capacidades. Pero me ayudaría mucho, que las autoridades aludidas  se pronunciaran y de manera publica y por canales oficiales comuniquen al Estado venezolano, la situación que me mantiene protestando en esta huelga de hambre por que se haga justicia en mi país y se recupere el orden jurídico. Y mi petición particular de que Venezuela regrese a la CIDH.

Pero lo más importante y aquí hay que hacer hincapié,  es que se le exija a las autoridades venezolanas emitir un comunicado donde fijen su posición al respecto y le participen al país y  a la opinión publica el porque de su decisión , a menos que rectifiquen y se suscriban de nuevo al Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Este resultado sería suficiente para deponer la huelga y preparar el siguiente paso, aunque yo ya sé cual será su respuesta. Como dije anteriormente yo debo seguir al final de las consecuencias, Conseguir el objetivo o morir en el intento.

Humildemente voy por mas. Creo firmemente que puedo hacer algo positivo por mi país, no estoy solo en esto, aunque así parece. Ante los ojos de Venezuela debe  verse lo difícil que es cuando tratamos de llevar una lucha que es de todos de manera particular.

El pueblo venezolano debe alcanzar su verdadera soberanía, el respeto y la libertad, y ser considerado en su condición de ser humano. Estos valores, menoscabados por el tirano han deteriorado la calidad de vida y las garantías constitucionales, sembrando miedo y terrorismo de Estado. Tal vez como pueblo merecemos este trato, porque en parte tenemos la culpa por una vez darles apoyo, pero preocupa en grado superlativo el alcance dañino que tiene particularmente en nuestros niños y en la población mas vulnerable.

Esta es una lucha nuestra como pueblo, pero estamos en el total abandono del respaldo internacional, ningún comunicado de autoridades foráneas o instituciones extranjeras nos va a ayudar, ninguna medida de sanciones y bloqueos va a traer solución a la crisis en que esta inmerso nuestro país, estas son armas equivocadas, por el contrario, es una practica que de alguna manera justifica al régimen y lo fortalece, dándoles la excusa perfecta para cubrir sus crueles acciones y culpar a estas medidas de lo que está pasando en Venezuela.

Agradezco, su participación es este pedido. Lamento haber traído este problema a la CIDH, mas aún cuando no tienen ningún grado de responsabilidad, pero si puede tener alcance trascendental su obrar en favor de la defensa de los derechos humanos.  Lo que considero es la esencia natural de este organismo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.