Foto Francis Lozada
COMPARTE

César Enrique Pino Previte le rogó a su madre que le prestara el carro para ir a una fiesta cerca de su residencia, en el sector El Socorro, en Valencia. Era la primera  vez que lo conducía y sería la última.

Desconsolada, a las afueras de la morgue de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET), la madre se preguntaba: “¿Por qué le di el carro?”. El joven, de 21 años, perdió la vida el sábado 28 de enero a las 12:00 a.m. cuando el vehículo que conducía impactó de frente contra un árbol en “La curva de la muerte”.

Ese sábado ‘Cesita’, como lo conocían amigos y familiares obtuvo, por primera vez, el permiso para conducir el vehículo. Al salir de su casa en el Chevrolet Corsa amarillo, el muchacho encontró en la vía a un amigo. “¡Vámonos para una rumba!” le dijo a José Luis Granadillo Rodríguez (29), conocido como ‘DJ El Niño Pío’, por su trabajo en una miniteca, y quien conducía en ese momento su moto, que decidieron llevar a casa para irse juntos en el carro.

Fueron hasta la estación de servicio El Prado, muy popular y concurrida entre los jóvenes los fines de semana. Otros amigos los esperaban. Solo estuvieron unos minutos en el sitio antes de decidir ir a buscar a unas amigas en una zona a la que César no tenía permiso de su mamá para ir. Para evitar que la localización satelital lo delatara, le desconectó el borne de la batería. Pero eso no funcionó.

Darwin Antonio López Castillo, quien al día siguiente cumpliría 21 años, se sumó a la aventura. Se dirigían a Mañonguito, detrás del Forum de Valencia, a buscar a Kimberly Thais Arango Olivero (21) y Paulimar Favuzzi (20), para ir a El Socorro, a la fiesta. El celular de César sonó. Atendió y era su mamá, quien alterada le dijo: “¿Qué haces por Mañonguito si me dijiste que estarías por aquí cerca?”.

Cuando iba por la Autopista Del Este, Cesita perdió el control del vehículo en la denominada “Curva de la muerte”, y se estrelló contra un samán. Su cuerpo quedó presionado contra el capó y murió de manera instantánea.

Kimberly, quien al parecer viajaba como copiloto, salió por el parabrisas y cayó al pavimento sin signos vitales. El Dj murió en el sitio. López, que practicaba béisbol en la academia de los Rockies de Colorado, y Favuzzi, fueron trasladados a la sala de emergencia de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET).

Familiares y amigos fueron al hospital. Luego de dos horas de ser ingresado, el beisbolista falleció como consecuencia de las graves lesiones. Favuzzi sigue recluida en la unidad de trauma shock de la CHET.

Al parecer, el exceso de velocidad dictó la última parada en la vida de estos jóvenes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.