Foto EFE

Los miles de manifestantes que estaban concentrados a las puertas de la sede de la comandancia del Ejército de Sudán desde el pasado sábado fueron desalojados este martes, pero se trasladaron a otro lateral del complejo militar para seguir su sentada en contra del presidente del país, Omar al Bashir.

Cientos de efectivos de un cuerpo de seguridad no identificado irrumpieron en la acampada a bordo de vehículos y lanzaron gran cantidad de gases lacrimógenos contra los manifestantes, dijeron a Efe algunos participantes.

Según las fuentes, los asistentes corearon lemas como “Abajo, abajo Al Bashir!”, cuya dimisión es su principal reivindicación, y “Un pueblo unido, un Ejército unido”, ya que buscan el apoyo de las Fuerzas Armadas para expulsar del poder al jefe de Estado, que también es militar.

Por su parte el portavoz del Ejército sudanés, coronel Ahmed Jalifa al Shami, aseguró que “la acampada de los manifestantes frente la sede de la comandancia del Ejército ha sido desalojada”.

Al Shami declaró a la prensa que el desalojo se llevó a cabo en colaboración con las fuerzas de seguridad y que la operación fue realizada “con profesionalidad y los mínimos daños” posibles.

El portavoz agregó que las Fuerzas Armadas actuarán con “determinación” frente a “los que intentan cortar las carreteras y aterrorizar a los ciudadanos, y saquear sus propiedades”, como advertencia ante nuevas movilizaciones.

Actualmente, los manifestantes se concentran junto al muro norte del complejo en el que se encuentra la sede del Ministerio de Defensa y de la comandancia del Ejército, en la carretera que lleva hacia el barrio de Burri, donde se han registrado numerosas protestas desde el estallido de la revuelta el 19 de diciembre.

La Asociación de Profesionales Sudaneses, conjunto de sindicatos opositores que ha liderado el movimiento de protesta, advirtió en las redes sociales de que “el régimen y sus milicias” están esperando a que anochezca porque “son cobardes para enfrentarse al pueblo” a la luz del día.

La agrupación destacó que los ataques contra los manifestantes acampados en Jartum se vienen produciendo por la noche y de madrugada, por lo que llamó a todos los ciudadanos de la capital a acudir a la sentada para “proteger a los revolucionarios y la revolución”.

Desde el sábado, una veintena de personas ha muerto, según el recuento ofrecido hoy por la oposición, mientras que el Gobierno ha admitido el fallecimiento de siete civiles.

También han perecido al menos tres soldados, de acuerdo al sindicato opositor Comité Central de Médicos de Sudán. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.