COMPARTE

La selección de Egipto, entrenada por el argentino Héctor Cúper, se convirtió este miércoles en el primer finalista de la Copa de África de Naciones (CAN-2017) de Gabón, tras superar en la tanda de penales a Burkina Faso (4-3 tras empate 1-1) en Libreville.

Los egipcios, líderes del palmarés continental con siete títulos, conocerán a su rival el jueves, tras la segunda semifinal entre Camerún y Ghana.

Egipto, ausente de la fase final de la CAN en las tres últimas ediciones después de tres títulos seguidos (2006, 2008, 2010), consiguió la victoria gracias a su veterano arquero Essam El Hadary, de 44 años, que detuvo los lanzamientos del portero de Burkina Faso, Kouakou Koffi, de apenas 20 años, y de Bertrand Traoré.

El Hadary permitió así a los ‘Faraones’ ganar una tanda que habían empezado mal, con el fallo de Abdallah El Said.

En el tiempo reglamentario, Mohamed Salah (66) había adelantado a Egipto en el 66 y Aristide Bancé (73) igualó para Burkina Faso, forzando la prórroga, en la que el marcador no se movió.

Burkina Faso no podrá por lo tanto emular su gran éxito de 2013, cuando fue subcampeona continental por sorpresa, cayendo entonces en la final ante Nigeria.

Egipto, como en anterior partidos, apoyó su fuerza en su solidez defensiva.

El gol de Bancé fue el primero que recibió Egipto en lo que va de CAN-2017, pero el final de esa racha de imbatibilidad quedó en un segundo plano con el gran éxito de la clasificación para la final.

“Desde el principio del partido sabíamos que no iba a ser fácil porque Burkina Faso es un equipo muy rápido. Fueron mejores que nosotros, tuvieron ocasiones que no pudieron aprovechar. Se nos ha visto cansados”, admitió Cúper, llegado en 2015 al banquillo egipcio.

“Estamos muy contentos por estar en la final. Por ahora vamos a intentar recuperarnos y ya veremos cuál es nuestros adversario, para adoptar una estrategia en función de cuál sea”, señaló.

El seleccionador portugués de Burkina Faso, Paulo Duarte, se quejó de la actuación arbitral: “Quiero felicitar a alguien que nos ha impedido ganar en el campo. No comento el arbitraje, pero estoy obligado a decirlo”.

¿Fin a la maldición? 

Cúper recordó en su comparecencia ante los medios que no acostumbra a tener suerte en las finales.

En su historial en los banquillos, Cúper no ha podido conseguir grandes títulos, pese a haberlos rozado. Fue subcampeón de la Copa del Rey española (1998) y de la extinta Recopa de Europa con el Mallorca (1999) y dos veces subcampeón de la Liga de Campeones europea con el Valencia (2000, 2001). Incluso fue segundo de la Serie A italiana en 2003, dirigiendo al Inter de Milán.

Tras esos años en España e Italia, en épocas más recientes Cúper tuvo un papel más secundario.

Fue seleccionador de Georgia y de clubes modestos en Grecia (Aris Salónica), Turquía (Orduspor), España (Racing Santander) y Emiratos Árabes Unidos (Al Wasl), hasta que este trotamundos llegó a Egipto.

Ahora tiene en su mano un nuevo título continental para Egipto. Con él vendría además un billete para la Copa de las Confederaciones de este año en Rusia, donde el campeón de África se enfrentará en la primera fase a Alemania (campeón mundial), Chile (campeón de Copa América) y Australia (campeón de Copa Asia).




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.