Lo que ahora, se informa como novedad de la caída del Satélite Simón Bolívar no es nada nuevo. El primer y único satélite de comunicaciones estatal de Venezuela está fuera de servicio desde el 13 de marzo, cuando una serie de maniobras lo dejaron caer en una órbita inutilizable, reseña el portal Space New.

El satélite VeneSat-1, construido por China Great Wall Industry Corp. y lanzado a fines de 2008 en una misión de 15 años para proporcionar servicios de televisión y banda ancha a Venezuela, ha estado atascado durante 10 días en una órbita elíptica sobre el arco geoestacionario, según las observaciones telescópicas de dos compañías estadounidenses que rastrean satélites.

El operador de VeneSat-1, la agencia espacial venezolana ABAE, no había emitido informes de estado sobre el satélite hasta el 23 de marzo y no pudo ser contactado para hacer comentarios el 22 o el 23 de marzo.

En enero, ABAE dijo que Venezuela y China planeaban desarrollar un satélite de reemplazo, VeneSat-2, que continuaría el servicio después de que VeneSat-1 se retirara.

VeneSat-1 entró en servicio en enero de 2009, aproximadamente tres meses después del lanzamiento de un cohete chino Long March 3B. Se esperaba que el satélite permaneciera en servicio hasta al menos 2024.

Dado que los satélites de comunicaciones geoestacionarios generalmente demoran de dos a tres años en construirse, Venezuela podría enfrentar una brecha de cobertura si no puede recuperar VeneSat-1 o utilizar la capacidad en otros satélites que cubren la región.

Cambio significativo de la órbita

ExoAnalytic Solutions, con sede en California, que opera una red de telescopios de rastreo de satélites y escombros, detectó un “cambio de órbita significativo” para VeneSat-1 el 13 de marzo a las 3:15 a.m., hora del este, cuando el satélite dejó su posición a 78 grados al oeste longitud sobre Venezuela, dijo Bill Therien, vicepresidente de ingeniería de ExoAnalytic, a SpaceNews.

Aproximadamente tres horas después, el satélite realizó otra maniobra que lo hizo caer hacia el oeste, detalló.

Las observaciones del telescopio de ExoAnalytic y AGI con sede en Pensilvania muestran que VeneSat-1 cae en una órbita elíptica que en su punto más bajo está a 50 kilómetros sobre el arco geosíncrono donde residen los satélites de comunicaciones más grandes.

El punto más alto de Venesat-1, o apogeo, es de aproximadamente 36.300 kilómetros, o unos 525 kilómetros por encima del arco geosíncrono, según las compañías. Bob Hall, director técnico de AGI para la conciencia de la situación espacial, dijo que VeneSat-1 se ha alejado 30 grados de su ranura orbital original desde el 13 de marzo.

Si el satélite se desplaza otros 40 grados, estará más allá de la línea de visión de Venezuela, lo que complica cualquier esfuerzo para restaurar el control de la nave espacial a menos que Venezuela dependa de estaciones terrestres en otros países.

Riesgo de colisión bajo

Cuando los satélites geoestacionarios viejos o enfermos se ponen fuera de servicio, se espera que los operadores los maniobren en las llamadas órbitas de cementerio, generalmente de 300 a 500 kilómetros sobre la correa geosíncrona, detalla el reportaje del portal estadounidense.

A tales altitudes, los satélites muertos deberían continuar orbitando durante miles de años sin poner en peligro los satélites activos.

Las observaciones de AGI y ExoAnalytic sugieren que los operadores de VeneSat-1 perdieron contacto con el satélite mientras intentaban moverlo a una órbita de cementerio adecuada, no elíptica.

El punto bajo, o perigeo, en la órbita elíptica de VeneSat-1, dijo Hall, puede “apenas besar” el umbral de notificación para los operadores de satélites en órbita geosíncrona, pero es poco probable que cause alarma. El apogeo del satélite está dentro de la órbita del cementerio, dijo.

Hall señaló que los operadores han podido contactar y recuperar los satélites que caen si no están gravemente dañados.

Pero, laa mayoría de los satélites tienen dos antenas omnidireccionales en lados opuestos para garantizar un medio de contacto, dijo. En 2017, EchoStar y SES perdieron contacto con satélites enfermos pero pudieron restablecer el contacto y retirarlos de forma segura a la órbita del cementerio.

La escritora de SpaceNews Sandra Erwin contribuyó a este artículo.

Tomado del portal SpaceNew

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.