(Foto referencial)

Una multitud marchó la noche del jueves en Buenos Aires detrás de una bandera con la consigna “basta de tarifazos”, contra los aumentos de tarifas de servicios públicos ratificados por el gobierno de Mauricio Macri.

El incremento sucesivo de los precios del gas, la electricidad, el agua y el transporte, además de los combustibles, ya había movilizado el miércoles a miles de argentinos en un “ruidazo” en barrios y plazas del país.

Organizaciones sindicales y políticas opositoras convocaron entonces a la “marcha de velas contra el tarifazo” para oponerse a los aumentos, que en algunos casos superan 1.500% en dos años, tras un periodo de congelamiento de tarifas.

El malestar social por la quita de subsidios y el consecuente aumento tarifario, metió una cuña dentro de la alianza de gobierno Cambiemos (derecha) con protestas de algunos socios socialdemócratas, porque afecta a sus tradicionales votantes de la clase media y media baja.

El jefe de gabinete, Marcos Peña, convocó este jueves de urgencia a los dirigentes de la Unión Cívica Radical (UCR, socialdemócrata) y la Coalición Cívica, aliados dentro de Cambiemos del partido de Macri (PRO), pero al término de la reunión ratificaron que “no hay marcha atrás sobre las tarifas”.

La oposición fracasó también el miércoles, por falta de quórum, en su intento de tratar varios proyectos de ley que buscaban frenar, suspender o retrotraer los incrementos de tarifas.

Alfredo Cornejo, presidente de la UCR y gobernador de Mendoza (oeste) aclaró no obstante que el incremento de la tarifa de gas para los meses de invierno se podrá pagar en tres cuotas bimestrales, que se harán efectivas en los meses de menor consumo.

“Nos dicen que el aumento no se modifica, que podemos pagar en cuotas, pero indexadas. Es un robo indexado”, se lamentó Daniel Pereira del Frente Productivo, que reúne pequeños y medianos empresarios.

Para reducir el déficit fiscal, agravado por la quita de impuestos a las exportaciones agrícolas desde 2016, el gobierno impulsa la paulatina eliminación de los subsidios de los servicios públicos, que al asumir Macri en diciembre de 2015 alcanzaban en total más de 21.000 millones de dólares.

 – “No se aguanta” –

Familias, comerciantes y pequeños empresarios vienen repitiendo que las nuevas facturas son “impagables”, en el marco de una creciente inflación y cuando los aumentos salariales por convenciones colectivas, aún no aplicados este año, no superan el 15% en cuotas.

El peronismo opositor en el Senado presentó este jueves un proyecto de ley para que la suba de tarifas “no exceda el coeficiente de variación salarial”.

“Tanto aumento no se aguanta”, decía el cartel de una manifestante.

El costo de vida aumentó 6,8% en el primer trimestre de 2018. El gobierno ratificó que su meta de inflación es de 15% este año pero el FMI vaticinó que alcanzará 19,2% mientras que analistas económicos proyectan que superará 20%.

En 2016, la inflación fue de 41% y en 2017 de 24,8%. Es el único país latinoamericano, a excepción de Venezuela, con una inflación de dos dígitos.

Según un informe de la Universidad de Avellaneda (Undav), el gasto en tarifas representa en la actualidad el 21% del salario mínimo frente a un 6% en 2015, antes de asumir Macri.

“En dos años, el macrismo aumentó la tarifa de gas en un 1600%, la luz en 500%, y 400% el agua”, denunció el opositor Frente Renovador en el Congreso.

Un juez de La Plata (sur) admitió este jueves una demanda colectiva contra el último aumento de gas por haberse aplicado el 1 de abril cuando estaba anunciado para el 1 de mayo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.