COMPARTE

*** SECRETO A VOCES. No han cesado las azarosas colas en las gasolineras, sobre todo en la región central y en la capital, pese a los desmentidos de Pdvsa sobre las causas. La verdad, verdadera, es que el gobierno no ha podido honrar con proveedores internacionales, los costos de transporte para descargar el combustible que hace falta para cubrir el déficit que arrastra desde hace rato la industria nacional en la producción de gasolina, suficiente en la atención del mercado interno. Y mientras esto ocurre, el régimen de Maduro, con la mayor celeridad y descaro, adelanta estudios para acuñar otro aumento en los precios de la gasolina, forzado por la escasez de recursos para hacerle frente a otras necesidades perentorias, consecuencia de la crisis económica, social y política que ha creado el mismo gobierno, y cuyo peso no aguanta. Sin aviso ni protesto.

*** ABSURDO DE NOVELA. Al tiempo que el país siente el calor de un incendio generalizado que pudiera venir aparejado por la escasez de gasolina, y que no hay dólares para importar materia prima requerida por el aparato productivo, y por consiguiente para fabricar alimentos y medicinas, la paradoja se completa con la supuesta llegada, por el puerto de Puerto Cabello, de un cargamento de 1627 camionetas Toyota  4×4 Runner importadas, que el Ministerio de la Defensa destinaría en dotar a oficiales de los 4 componentes de las FANB, de manera que garanticen y soporten la columna principal sobre la cual se sostiene el régimen. Camisa de 11 varas.

*** SÍNDROME DE PODEROSO. La ocupación de una finca en territorio colombiano por parte de soldados venezolanos, formó parte de un propósito deliberado del presidente Maduro con el aval de Raúl Castro, el dictador cubano, tratando de agudizar un conflicto con el vecino país, y en medio de las dificultades deseadas esconder las consecuencias de la inminente aplicación de la Carta Democrática Interamericana contra Venezuela, y por añadidura, procurar desviar la atención no solo de los venezolanos, sino de la comunidad internacional, que ahora mismo mantiene contra la pared al régimen madurista, en todos sus estamentos. Ñángaras o comunistas.

***BOCA EN BOCA. Antes de que ayer se conociera la exigencia del ministro de la Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, reclamando por la incursión militar venezolana en su territorio, el expresidente de esa nación, Álvaro Uribe Vélez, amenazó con volar en un helicóptero militar a verificar la situación, lo cual habría dejado muy mal al presidente Santos, quien a todas estas y sufriendo los rigores de la grave enfermedad que enfrenta, ha tenido que reaccionar con mayor virulencia a las maniobras de su paisa, el mandatario de Venezuela. Caimanes de un mismo pozo.

*** ROMERÍA BLANCA. Despertó y se levantó el monstruo. Los adecos no estaban muertos ni menos de parrandas. Dormían, aparentemente, pero con un ojo abierto y el otro cerrado, y ante el proceso de revalidación del partido, aparecieron como hormigas en todo el país, para sorpresa de propios y extraños. El llamado del CNE, atendiendo a órdenes superiores, fue la clarinada para el resurgir del sentimiento nacional que siempre había sido, históricamente, el “partido del pueblo,” simbolizado por un venezolano de alpargatas, blusa de liqui liqui y un bizcocho en el bolsillo. No hubo, sábado y domingo, ni se vio en los dos días, un solo punto de validación que no estuviera repleto con gente de todas las edades, buscando afanosos a las capta-huellas y libros de certificación de firmas. Pronóstico reservado.

***PASAPORTE SIN ALCABALA. Los 4 millones de dólares con tasa preferencial que entregó el gobierno, hace poco, al dueño de Ron Santa Teresa, Alberto Vollmer, pudiera ser o interpretarse como parte de la paga a la lealtad que este industrial ha sabido mantener, sorpresivamente al lado del chavismo, en cuyo seno, ahora a la sombra del madurismo, lo estaría reservando para que sea el próximo candidato del PSUV para la gobernación de Aragua, como el reverso a la imagen de Tareck El Aissami, quien está a punto de caramelo, en la justicia yanqui. Ver para creer.

*** REACCIÓN EN CALIENTE. Al gobernador Ameliach, de quien con mucha insistencia se estuvo diciendo este fin de semana pasado, que estaría recluido en el Hospital Militar de Caracas, recibiendo atención médica de urgencia, también se le atribuye la ejecución de una estrategia política de contraataque, de lo cual él es un sobresaliente artífice, esta vez contra Nicolás Maduro, con quien se habría distanciado después que lo sacó de raíz en Pequiven. También FAO habría cambiado de decisión momentánea, y no abandonará el Capitolio por lo inmediato, como lo había planteado, sino que permanecerá allí tal cual “piedra en el zapato” para Miraflores, y solamente se iría días antes de las elecciones regionales, para hacérsela más difícil al régimen. Ojo por ojo y diente por diente.

*** CONFESIÓN DE PARTE. El concejal chavista Orlando Tortolero, en rueda de prensa, anunciará mañana una acción penal y civil contra un exdiputado de la antigua Asamblea Legislativa de Carabobo y también del CLEC, donde representó a Proyecto Venezuela, siendo el benjamín del doctor Salas Römer, pero quien ahora es el vocero más conspicuo de Francisco Ameliach, a quien acusará por difamación e injuria agravada y lo obligará a demostrar los delitos que le atribuyó en su relación con el negocio de la basura en Valencia. Al rojo vivo.

*** ROSTRO NUEVO. El alcalde Miguel Cocchiola habría recuperado su aceptación pública, no solo en la zona sur de la ciudad, en donde afinca el fuerte de su gestión municipal, sino que también tiene una valoración positiva sobre el 72% entre los habitantes de la parroquia San José, en donde igual la gente sufre y padece. El burgomaestre está dedicado al trabajo con sentido y efectos de gerencia, administrando con equidad los recursos y potencialidades de la ciudad, y pese a las limitaciones que le ha impuesto la crisis, ejecuta obras y realizaciones que el pueblo percibe y hace suyas. La cruda verdad.

*** ARTE DE MAGIA. Avanzada la noche de ayer, los conteos finales de la revalidación de AD, daban cuenta de la participación efectiva de algo más de 9 mil firmantes a favor del partido blanco, y aunque en el CNE regional no soltaban prenda, seguramente por la sorpresa misma de los dos días del proceso, era difícil conseguir fórmulas matemáticas para negar el aluvión de gente, al punto de que más de 300 personas se agolpaban en la plaza de la parroquia Miguel Peña, pidiendo se les permitiera el ejercicio de sus derechos. Viviendo para contarla.

COMPARTE
Francisco
Periodista. [email protected]
Artículo anteriorEl hombre que amaba los perros
Artículo siguienteCarta para Ballesteros sobre futuro de la LMB



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.