Sede de la FIFA en Suiza. Cortesía EFE.

La FIFA ha anunciado este lunes que ha adoptado una serie de normas temporales de empleo e inscripción de jugadores y entrenadores extranjeros en Ucrania y Rusia, por lo que los contratos de éstos quedarán suspendidos hasta el 30 de junio para que puedan fichar por cualquier club.

«Tras la escalada de la invasión rusa de Ucrania, que ha causado una crisis humana continua y angustiosa, el buró del Consejo de la FIFA ha decidido -en coordinación con la UEFA y tras consultar a diversas partes interesadas- modificar temporalmente el Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (RSTP) con el fin de proporcionar seguridad jurídica y claridad en una serie de cuestiones».

Así, la FIFA señala que, «en relación con la situación en Ucrania, con el fin de proporcionar a los jugadores y entrenadores la oportunidad de trabajar y recibir un salario, y para proteger a los clubes ucranianos, a menos que las partes del contrato correspondiente acuerden explícitamente lo contrario, todos los contratos de trabajo de los jugadores y entrenadores extranjeros con los clubes afiliados a la federación ucraniana (UAF) se considerarán automáticamente suspendidos hasta el final de la temporada en Ucrania (30 de junio de 2022), sin necesidad de acción alguna de las partes a tal efecto».

Asimismo, «para facilitar la salida de los jugadores y entrenadores extranjeros de Rusia, en caso de que los clubes afiliados a la federación rusa (FUR) no lleguen a un acuerdo mutuo con sus respectivos jugadores y entrenadores extranjeros antes del 10 de marzo de 2022 o en esa fecha, y a menos que se acuerde lo contrario por escrito, los jugadores y entrenadores extranjeros tendrán derecho a suspender unilateralmente sus contratos de trabajo con los clubes afiliados a la FUR en cuestión hasta el final de la temporada en Rusia (30 de junio de 2022)».

La suspensión de un contrato significará que los jugadores y entrenadores se considerarán sin contrato hasta el 30 de junio de 2022 y, por lo tanto, serán libres de firmar un contrato con otro club sin afrontar consecuencias de ningún tipo.

«Para que esta excepción sea aplicable y para proteger la integridad de las competiciones, la inscripción en el nuevo club debe producirse antes del 7 de abril de 2022 o en esa fecha», precisa la FIFA, que agrega que para proteger aun más la integridad de las competiciones, los clubes tienen derecho a inscribir un máximo de dos jugadores que se hayan beneficiado de la excepción.

La FIFA reitera su «condena al uso actual de la fuerza por parte de Rusia en Ucrania y pide un rápido cese de las hostilidades y el retorno a la paz».

El sindicato internacional de futbolistas profesionales (FIFPRO) considera que aunque algunas medidas adoptadas este lunes son útiles, la decisión del buró del Consejo de la FIFA es demasiado tímida.

Para FIFPRO consideró que será difícil para los jugadores encontrar un empleo para el resto de la temporada con la incertidumbre que se cierne sobre ellos y, dentro de unas semanas, volverán a estar en una situación muy difícil.

Junto con el Foro de las Ligas Mundiales, FIFPRO recuerda que «comunicó a la FIFA la semana pasada que estos jugadores deberían se autorizados a rescindir sus contratos». «Mantenemos esta posición y seguiremos abogando por ella», señala.

A juicio de FIFPRO «para los jugadores, los entrenadores y otras personas en Ucrania, consideramos esencial que la UEFA y la FIFA amplíen la respuesta del fútbol profesional a la guerra mediante la creación de un fondo para apoyar a todos los afectados del sector».




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.