El presidente de Colombia, Iván Duque (c), acompañado por su ministro de Defensa, Guillemo Botero (i), y el comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, mayor general Luis Fernando Navarro (d). (EFE)

El Gobierno colombiano está dispuesto a perseguir al Ejército de Liberación Nacional (ELN) en todos los escenarios, tanto dentro como fuera del país, subrayó hoy el presidente Iván Duque en Arauca, departamento fronterizo con Venezuela y uno de los bastiones de esa guerrilla.

El mandatario, que presidió un consejo de seguridad en Arauca, la capital departamental, aseguró que las autoridades seguirán “persiguiendo a los cabecillas de esa organización”, que el jueves pasado perpetró un atentado contra la Escuela de Cadetes de Bogotá que dejó 20 muertos, más el autor material.

“Hoy he impartido instrucciones a todo el alto mando de la Fuerza Pública para que fortalezcamos las redes de recompensas, la red de participación cívica, que podamos arreciar de manera positiva lo que sería la desmovilización individual de muchos de los miembros del ELN para que dejen ese camino de la violencia”, manifestó Duque.

En Arauca, según un informe de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), el ELN tiene presencia en cinco municipios y “se mantiene como actor dominante y ha logrado expandirse a zonas fronterizas, incluso a aquellas que las FARC controlaba” antes de la firma del acuerdo de paz en noviembre de 2016.

Es por eso que el mandatario ordenó fortalecer las capacidades de las autoridades en la región para enfrentar a los grupos armados “que quieren entrar al departamento a hacer daño y que están haciendo presencia en algunos municipios”.

Por otra parte Duque, que esta semana participará en el Foro Económico de Davos (Suiza), agradeció el rechazo del Consejo de Seguridad de la ONU al atentado y la invitación que hizo ese organismo para que los países que lo conforman colaboren para llevar ante la justicia a los responsables del ataque con un carro bomba en la Escuela de Cadetes de la Policía de Bogotá.

En ese sentido volvió a pedir al Gobierno de Cuba que entregue a los diez negociadores de paz del ELN que están en la isla luego de que el viernes pasado reactivara las órdenes de captura contra ellos, ante lo cual La Habana invocó el sábado protocolos diplomáticos.

“Esperamos que la comunidad internacional nos dé ese respaldo y hacemos ese llamado al Gobierno cubano para que nos ayude a que se haga justicia en Colombia”, afirmó el mandatario en otra declaración en Bogotá.

Al referirse a la reivindicación que hizo el ELN como autor del ataque, calificado por Duque como “masacre vil”, el presidente dijo estar dolido de “que un grupo terrorista se reivindique semejante acto con ese desparpajo tratando de burlarse de la vida de colombianos indefensos”.

Por su parte, el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, se reunió hoy en Nueva York con el secretario general de la ONU, António Guterres, y tras ese encuentro manifestó que el Gobierno no reconoce los protocolos firmados por el anterior ejecutivo que invoca Cuba.

“El Gobierno del presidente Duque no reconoce esos protocolos. Esos protocolos los negoció el Gobierno anterior dentro del marco de un proceso de conversaciones con el ELN, proceso que no ha tenido lugar durante el Gobierno del presidente Duque”, dijo.

Pese a ello, Israel Ramírez Pineda, alias “Pablo Beltrán”, líder de la delegación integrada por diez guerrilleros que está en Cuba, negó que los negociadores tuvieran vínculos con el atentado y pidió al Gobierno colombiano el salvoconducto estipulado en los protocolos de las conversaciones.

Beltrán recordó al Gobierno de Colombia que de suspenderse el diálogo, que está en punto muerto, Duque debe respetar el acuerdo que garantiza el retorno seguro al país de los negociadores de la guerrilla.

En esa línea, el presidente hizo hoy un “llamado respetuoso” al Gobierno cubano para que “proceda con las órdenes de extradición y pueda entregar a las autoridades colombianas a los responsables de esa organización, para que paguen las penas que se merecen” por el atentado.

El ELN, según el informe de Pares, se fortaleció en los últimos años al pasar de 96 municipios en los que tenía presencia en 2016 a 112 en 2018.

Esa expansión, agregó el estudio, ha sido “tímida” porque “la capacidad de confrontación de otros grupos armados limita la llegada y consolidación de la guerrilla en los municipios abandonados por las FARC” gracias al acuerdo de paz. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.