Desde 1942, se celebraba el 24 de octubre el «Día del Periodista Venezolano».

Durante la Convención Nacional de Periodistas realizada en Valencia en 1964, se aprobó conmemorar su día a partir del 27 de junio de 1965, en reconocimiento de la fecha de aparición del Correo del Orinoco en 1818.

Quedó el 24 de octubre dedicado para festejar el «Día del Reportero Gráfico», fecha de publicación de la Gaceta de Caracas en 1808.

Recordemos que los primeros impresos en defensa de los movimientos revolucionarios son; «El Semanario de Caracas», «El Patriota de Venezuela», «El Mercurio Venezolano» y «El Publicista de Venezuela», este último órgano del Congreso Constituyente nacido el 2 de marzo de 1811.

Fernando Peñalver, ilustre prócer civil, firmante del Acta de la Independencia y consejero de Bolívar, se encontraba en Trinidad enviando armas y municiones para el Ejército Libertador; en esa isla recibió una carta del máximo jefe, fechada en Angostura el 1ro de septiembre de 1817, en la cual se lee:

«…Y sobre todo, mándeme usted la imprenta, que es tan útil como los pertrechos en la guerra, y ella es la artillería del pensamiento».

Peñalver compró la imprenta en octubre procedente de Londres a un costo de dos mil doscientos pesos y la envió hacia Angostura, capital provisional de Venezuela y cuartel general del Ejército, instalada en una casa ubicada en el Paseo Orinoco, cedida por el señor José Luis Cornieles.

El 27 de junio de 1818 se publicó el primer número, en papel de hilo, con cuatro páginas, un tiraje de mil ejemplares, publicada el día sábado en tres idiomas: francés, inglés y castellano, el editor es el capitán belga Andrés Roderick, con la designación de «Impresor del Supremo Gobierno».

El director de los primeros doce números fue el neogranadino Francisco Antonio Zea.

Apartir de febrero de 1819, siguió bajo la orientación de Carlos Soublette, luego Manuel Palacio Fajardo y José Rafael Revenga.

Uno de sus redactores fue el insigne coronel brasilero José Ignacio de Abreu y Lima, de fina pluma, héroe en Carabobo y tantas batallas por la independencia.

El periódico, verdadera tribuna para dar las batallas de las ideas, se enviaba a los países hispanoamericanos, EE.UU. y Europa, incluyendo España adonde llegaba en forma clandestina.

En Europa sirvió para que muchos jóvenes voluntarios se incorporaran a la lucha emancipadora.

Publicó discursos como: el de Angostura, pronunciado el 15 de febrero de 1819, decretos, cantos patrióticos, actividades bélicas y proclamas, para insuflar el sentimiento de libertad, que bajo la égida del Libertador, su pluma se convertía en verdadera punta de lanza.

En sus viajes cuando joven y luego en la lucha por la redención de los pueblos, internalizaba, la influencia y poder de los medios impresos para combatir la propaganda enemiga. País que lo inspiró de sobremanera fue Francia.

En la primera edición del «Correo», se publicaron informaciones del Estado Mayor del Ejército y ofertas de becas para tres jóvenes que desearan incursionar en las artes gráficas.

Con el Correo del Orinoco, verdadero «vocero de la emancipación», el Libertador, cronista de sus ideas, batallas y sueños, se perfila como un excelente comunicador social, exponiendo sus conceptos con sentido de justicia, moral, razón y verdad.

«El Correo» tuvo 128 ediciones, siendo publicada la última el 23 de marzo de 1822.

Bolívar en su periplo emancipador, escribió para:
el «Iris de Venezuela», «El Correo Nacional»; en Perú funda «El Pacificador del Perú», la «Gaceta del Gobierno» y «El Peruano», hoy en día continúa circulando.

En Arequipa-Alto Perú, fundó «La Estrella de Ayacucho» y dispuso crear:
«El Constitucional», «El Argos», «La Abeja Argentina», «El Piloto» y «La Gaceta de Santa Fe de Bogotá».

En algunos impresos escribía con el seudónimo de «Juan Trimiño», nombre tomado de un sastre canario, entusiasta, muy popular, apegado a la emancipación desde el 19 de abril de 1810.

Según la filóloga peruana Martha Hidebrandt, el caudal léxico de Bolívar, podría calcularse en 16.000 voces, muy elevado para la época, tomando en cuenta que la del inglés Shakespeare era de 15.000 y el de Miguel de Cervantes y Saavedra casi 21.000.

Nuestro Libertador apegado a la información objetiva y veraz, dijo el 15 de febrero en el Congreso de Angostura:

«El derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito, o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza».

Felicitaciones a los Comunicadores Siciales en su día, los invito a transitar la amplia senda trazada por el «Gran Caraqueño», paisano, colega y guía en la riesgosa profesión de informar la verdad verdadera, es mostrar siempre el oro mas no el lodo.

Eumenes Fuguet Borregales.

[email protected]
[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.