El 14 de noviembre de 1796, nació en Falaise-Normandia- Francia, Alejandro Próspero Reverend, destacado galeno, graduado en Paris, se desempeñó como Oficial de Salud. Llegó a Santa Marta en julio de 1824; al siguiente año presentó en Cartagena de Indias, La Heroica, los exámenes correspondientes para lograr la Revalida para el ejercicio de la profesión.

De vuelta a Santa Marta ejerció la medicina, también regentó una farmacia y desempeñó los cargos de miembro de la Junta de Sanidad de la provincia y Médico Cirujano del Hospital Militar.

El general caraqueño Mariano Montilla, Gobernador de la Provincia de Cartagena, por recomendación de algunos galenos llamó a Reverend para que se encargara de la asistencia del Libertador, tan pronto éste desembarcó en Santa Marta a bordo del navío “Manuel”, procedente de Barranquilla, la noche del 1 de diciembre de 1830, y alojado en la Casa de la Aduana, durante diecisiete días, no se le separó ni un instante; ni aceptó ni un centavo por sus valiosos servicios.

Llevado el día 6 a la hospitalaria residencia de San Pedro Alejandrino, ubicada a seis kilómetros de la ciudad, ambas instalaciones y el buque “Manuel”, propiedades del español y benefactor Don Joaquín de Mier y Benítez.

En un momento de lucidez, Bolívar al conversar con el doctor Reverend, le preguntó:

¿Y Usted para que vino a la América?

A buscar la Libertad

¿ Y la encontró?

Si

Pues Usted tuvo más suerte que yo.

Reverend elaboró durante la permanencia del preclaro paciente, treinta y tres explicativos y concisos boletines, publicados en Francia en 1866..

Cerca de la cocina practicó la Autopsia, único testimonio histórico y médico de la enfermedad y muerte de Simón Bolívar, causada según su opinión por “Tisis Pulmonar. Al momento de vestir el cadáver y notar una camisa roída, exclamo: “Señores el Libertador ni muerto merece una camisa rota”, la proporcionó el general José Laurencio Silva, de los pocos leales que acompañaron al Padre de seis naciones en sus últimos momentos de vida terrenal.

Reverend vivió algún tiempo en París. Desde 1838 hasta 1845, fue designado por el gobierno francés vice Cónsul General en Santa Marta.

En 1842, participó junto con el eminente medico venezolano José María Vargas, en la identificación de los restos del Libertador, antes de ser trasladados a Caracas, a bordo de navío Constitución.

Por decreto del Congreso de Venezuela, firmado por el entonces presidente general Juan Crisóstomo Falcón, le fue otorgado en 1867, una medalla de oro y diamantes, un donativo de 10.000 pesos y el disfrute de por vida, del sueldo íntegro de Cirujano Mayor del Ejército Libertador.

En 1874, el presidente Antonio Guzmán Blanco, lo invitó a Caracas, y junto con otro reconocimiento pecuniario, le expidió el Diploma de Ilustre Prócer de la Independencia y lo condecoró con el Busto del Libertador.

En retribución, Reverend obsequió a Venezuela el nódulo calcáreo encontrado por él en el pulmón izquierdo, durante la autopsia del Libertador, el cual se encuentra en el Museo Bolivariano, aledaño a la Casa Natal.

El distinguido galeno, falleció en Santa Marta el 01 de diciembre de 1881, enterrado en la Capilla-Oratorio de la hospitalaria Hacienda-ingenio de San Pedro Alejandrino, hoy Museo y Patrimonio Nacional, allí se encuentran en la Biblioteca varios importantes libros del eximio galeno.

El ilustre doctor Reverend, ha pasado a la posteridad, como el médico que atendió al Libertador en su lecho de muerte.

Churuguarero777@gmail.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.