Cumpliendo con la fase de concentración del Ejército Libertador, el «Centauro» José Antonio Páez, salió desde Achaguas el 10 de marzo de 1821, en dirección inicialmente hacia Mijagual, luego Guanare y por último San Carlos, adonde llegó con su caballería el 7 de junio y la infantería el 11.

Mil infantes y quinientos jinetes recorrieron un total de 610 kilómetros.
Llevaba cuatro mil reses y dos mil caballos.
Triunfarían en la Batalla de Carabobo el 24 de junio de 1821.

En Achaguas, sin conocer el destino final de su movimiento, prometió para la humilde capilla donde realizó una Oración, donar un Nazareno.

Para cumplir lo ofrecido, el «Taita» Páez, en 1833 pidió la talla al caraqueño José de la Merced Rada.

Maravillosa obra colocada en Achaguas en 1835.
La figura tiene 1.80 metros de altura; la Cruz 2.70 metros de largo y 1.40 el palo menor.
Se le atribuyen muchos milagros, es visitado por los feligreses en Semana Santa.

El Nazareno de Achaguas es sacado en Procesión el Miércoles Santo por miles de apureños y visitantes.

Es Patrimonio Cultural de Venezuela.

Le imploramos la salud del mundo.
Qué así sea.

Eumenes Fuguet Borregales.
[email protected]
@historiaytradicion.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.