Nació en Caracas el 14 de julio de 1806. destacado político, diplomático, educador, filólogo, de profunda elocuencia, poeta, naturalista; de una labor literaria escasa pero brillante, admirado y respetado aún por sus adversarios.

Es Fermín Toro, sobrino del marqués del Toro y demás hermanos que se adhirieron al movimiento revolucionario del 19 de abril, y pariente cercano de María Teresa la esposa del Libertador.

Recibio una esmerada educación incrementada por su preocupación en aprender idiomas y la lectura de los grandes clásicos.

A los dieciocho años empezó a trabajar en la aduana de La Guaira y luego en la de la isla de Margarita.

En 1831 inició la carrera parlamentaria como Diputado electo por Margarita ante el Congreso Nacional.

Es famoso su discurso en 1832, promoviendo repatriar los restos del Padre de la Patria desde Santa Marta.

Destaca como columnista en la prensa caraqueña.
Utilizaba el seudónimo de Emiro Kastos o el de Jacosías.

Su capacidad de negociador le fue requerida como asesor diplomático de Alejo Fortique en Londres durante el período 1839 a 1841.

Estudió: Geología, Química e idiomas.
Dominaba el inglés, francés, italiano, latín y griego.

Al regresar al país, publicó en 1842, su conocida obra “Los Mártires”, considerada la Primera Novela Publicada en Venezuela.

Igualmente:”La Viuda del Corintio”, “La Sibila de los Andes”; igualmente dictaba clases de Literatura, Gramática y Filosofía en el conocido colegio Independencia, fundado en 1836, primer establecimiento de su género en Venezuela.

Ese año presidió la comisión que llevó a cabo las honras fúnebres al Libertador a su llegada a Caracas.

Fermín Toro, llevó una cronología de los detalles en tan magna ocasión.

Designado en 1843, Ministro de Interior y Justicia y luego de Relaciones Exteriores.

En abril de 1846, fue enviado a Madrid con carácter de Embajador Extraordinario y Plenipotenciario para concluir el Tratado del Reconocimiento por parte de España, sustituyendo al general Rafael Urdaneta y Alejo Fortique, quienes fallecieron en 1845.

El 7 de agosto de 1846, se reunió con la reina Isabel II de España.

Al regresar en 1847 es designado Ministro de Hacienda por el presidente general José Tadeo Monagas, a los pocos meses se incorporó como Diputado, criticando los diez años en el poder a los hermanos José Tadeo y José Gregorio Monagas.

Toro vivió momentos difíciles cuando la tarde del 24 de enero de 1848, por los enfrentamientos en el Congreso entre los liberales de Monagas y los conservadores que seguían a Páez, se produjo el asalto al Congreso, acción que dejó varios parlamentarios muertos entre ellos Santos Michelena y varios civiles partidarios de ambos bandos.

Fermín Toro quien estaba en su casa simbolizó la digna actitud de la minoría, cuando al emisario del presidente Monagas que le exigió presentarse en el Congreso, le contestó: “Díganle ustedes al gral. Monagas que mi cadáver lo llevarán, pero que Fermín Toro no se prostituye.

Fermín Toro, apartándose de la política, prefirió trasladarse a los Valles de Aragua, dedicándose a las faenas propias del campo, como también a escribir y desarrollar estudios sobre la botánica; allá fue visitado por los grupos que promovían la destitución de Monagas y la llegada al poder de Julián Castro, comandante de la guarnición de Valencia, líder de la revolución de marzo de 1858, que al ocuparse de la presidencia designó en marzo a Toro Ministro de Hacienda y en abril en Relaciones Exteriores, correspondiéndole resolver la crítica situación de un eminente bloqueo a Venezuela por parte de Francia e Inglaterra con el famoso protocolo Urrutia.

Durante el desarrollo de la Convención Nacional de 1858 reunida en la Iglesia de San Francisco en Valencia, Toro es nombrado Presidente y en tal condición dio un discurso, que por su contenido sobre el gobierno central federalista y por su brillante elocuencia, mereció elogios.

Refiriéndose a nuestros héroes dijo:

“En el símbolo de la naciones, Colombia fue Bolívar y Venezuela fue Páez”; igualmente “Carabobo dio el grito de guerra contra el poder de los Monagas”.

De nuevo es enviado en comisión a España, Francia e Inglaterra para informar sobre la confiscación de bienes y demás detalles ocasionados por la Guerra Federal.

En 1861 realizó el Tratado con Italia sobre amistad, comercio y navegación, concluido en Madrid el 19 de junio de 1861.

Al regresar volvió al campo, continuando su importante y acuciosa labor investigativa sobre la flora de la zona central del país.
Llegó a clasificar unas setecientas plantas del Ávila; material recopilado en 1872 por el científico Adolf Ernest, fundador de la etnobotánica en Venezuela.

Fermín Toro falleció en Caracas el 22 de diciembre de 1865; sus restos ingresaron al Panteón Nacional el 23 de abril de 1876.

Juan Vicente González al referirse a la personalidad de Toro dijo: “Poseía el principal elemento del orador que marcaba todos los elementos de su alma sublime”

Eumenes Fuguet Borregales.

eumenes7@gmail.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.