Depresión y tristeza, grandes devaluadores anímicos, pueden invadirnos a breve o largo tiempo, en cualquier momento de cada día. ¿Qué ocurre? ¿Por qué esa afección? Quizás un recuerdo que yace “varado” a la deriva, en nuestro cerebro, sea razón que explique todo. Pero, a veces es mucho más que eso. Puede ser una establecida depresión clínica.

Depresión que afecta a millones cada día, cada año. Una afección anímica real, palpable, de presencia indudable; ¡pero que puede tratarse con eficacia!

Por desgracia muchos creen que es “normal”, y que en todas las personas puede tratarse por cuenta propia. Calditos, guarapitas, cafecitos, y otros “auxilios” del atiborrado botiquín casero, pueden usarse si la depresión es “curable” por cuenta propia. ¡Eso lo creen muchos! Pero…

Pero mal tratada, la depresión es enorme carga de salud para empleados y empleadores. Incomodidad casera, sufrimientos, trastornos en la vida y trabajo, elevados costos a las economías de los países, por días de trabajo perdidos, menor productividad y otras pérdidas. La depresión es más que estar triste, o tener un mal día. Cuando la tristeza dura un largo tiempo e interfiere actividades normales, quizás hay depresión ya instalada.

¿Qué saber sobre los síntomas? El síntoma más común es sentirse triste, ansioso, con frecuencia o siempre; y estar irritable, frustrado, intranquilo: Levantarse muy temprano, o al contrario, dormir demasiado. Un síntoma que puede darse aislado es comer más de lo usual, o no tener apetito. En los casos avanzados, que coincidan con mucho descontrol, con abandono de parte de la familia o amigos, pensar en el suicidio o en hacerse daño es una opción muy peligrosa, aunque no de mayor riesgo si se le compara con otras situaciones peores del deterioro mental.

Aclaramos que esta información no pretende ser un diagnóstico médico ni psiquiátrico de depresión grave; y no debe usarse en lugar de consultar o sustituir a un profesional de la salud mental.

¡Errores de vida pueden generar depresión! Por eso, dejar de mantener la prioridad del bienestar de las personas es un grave error. En caso de que ocurra, en primer lugar reconozcamos en sus detalles la presencia de la depresión; y fajémonos duro en ella sin ignorar la situación. No creamos que sufrir depresión sea motivo para sentirnos avergonzados. Tampoco subestimemos el mal, puesto que ¡la salud mental está en juego!

¿Y cómo se presenta la depresión durante la tercera edad? ¡Cuidémonos, porque hay sorpresas y malentendidos! Muchos creen que la llegada a la tercera edad, la veteranía, la sabiduría, el control, madurez, experiencia, es como estar vacunado contra la depresión. ¡Qué prejuicio!

¡Nada más cierto! Muchos “terceristas” (tercera edad) a veces son más inexpertos que muchos adolescentes, adultos o los de treinta años. A la tercera edad de la vida suele describírsele como una época de descanso, de reflexión, de hacer las cosas que quedaron postergadas, mientras uno criaba los hijos y hacia una carrera.

¡Está bien conocer muchas más verdades sobre la amenaza de depresión! Lamentablemente, el proceso de envejecimiento que creemos nos hace más sabio con el paso del tiempo, no es siempre algo tan idílico como nos lo cuentan en los cursitos y libros seudocientíficos.

Los acontecimientos, como los trastornos médicos crónicos y debilitantes de la tercera edad, la angustia por perder amigos y seres queridos, y la incapacidad por el debilitado poderío físico y mental, pueden ser pesada carga para el bienestar físico y emocional de la persona que envejece.

¡Sumarle momentos o desarrollos depresivos es lo peor que faltaba!

Hernani Zambrano Giménez
[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.