Foto EFE

Los miembros del Movimiento de países No Alineados (Mnoal) cargaron este sábado contra Estados Unidos, al que señalaron como culpable de varios de sus problemas, y defendieron el derecho al multilateralismo durante una reunión ministerial del bloque, conformado por 120 países.

En el discurso de apertura del encuentro, que se celebra en Caracas este fin de semana, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, recriminó a la Administración de Donald Trump por sus “intentos de derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro”, al que Washington y otro medio centenar de países consideran ilegítimo.

Arreaza repudió las “gravísimas declaraciones” en las que Trump y otros altos funcionarios de su Gobierno han asegurado que EE.UU. no descarta aplicar la “opción militar” para intervenir en Venezuela, que atraviesa una severa crisis social, política y económica desde hace años.

La condena a Trump fue secundada por el ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, quien acusó al magnate de encabezar una nueva ola de aventurerismo unilateral que amenaza, según dijo, la estabilidad mundial.

Para Yavad Zarif la cooperación internacional está siendo afectada de manera “sin precedentes”, y lamentó que Estados Unidos amenace a algunas naciones con sanciones unilaterales y agresiones militares.

Destacó que incluso los países aliados de los gobiernos sancionados por EEUU son objeto de una ola sin precedentes de unilateralismo.

Pese a los esfuerzos para abordar la preocupación acerca de nuestro programa pacífico nuclear, el gobierno de Estados Unidos está acabando con el Acuerdo Nuclear iraní, con lo cual ha violado las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y además ha sancionado a aquellos que están tratando de cumplir, prosiguió.

En el caso de Venezuela, dijo que Estados Unidos aplica una “intervención grosera” en los asuntos internos del país suramericano, con acciones como “la instigación de un golpe de Estado fallido en abril último”.

Zarif dijo que el “impulso canalla e unilateral” de Estados Unidos “destruye las pocas bases” para resolver el conflicto palestino y además “ponen en peligro la paz y la seguridad en toda la región” del Medio Oriente.

El ministro palestino de Exteriores, Riad al Maliki, alertó de la “amenaza” que, aseguró, supone la alianza “racista” entre Estados Unidos e Israel.

“Israel y Estados Unidos están librando una guerra criminal e ilegal, económica y política en contra del pueblo de Palestina (…) los serios desafíos que afronta el pueblo de Palestina son sintomáticos de una amenaza mayor a la paz y la seguridad internacional”, dijo durante su participación en la reunión.

En su intervención, Al Maliki explicó que Israel está “explotando una oportunidad dorada” que consiste en “normalizar el comportamiento ilegal, así como en pisotear el derecho internacional y los derechos soberanos de otras naciones”.

“Todo mientras gozan de un apoyo incondicional de una Administración (la de EE.UU.) que no oculta su desprecio y su hostilidad hacia el derecho internacional y toma pasos decisivos para desafiar el derecho internacional y la carta de las Naciones Unidas en relación con varios conflictos y Estados alrededor del mundo”, prosiguió.

Se trata, según dijo, de una “dinámica hostil y racista” que, remarcó, “no puede ser permitida” por los países del Mnoal.

En una posición similar, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, aseguró que Estados Unidos fracasará nuevamente en sus intentos de “destruir a la revolución cubana”.

Rodríguez dijo que la Administración de Donald Trump “ha fortalecido su franca hostilidad contra Cuba” y que el “fortalecimiento del bloqueo y su aplicación extraterritorial es un ataque a la soberanía”.

Sostuvo que las sanciones económicas y políticas de EEUU contra Cuba son “el principal obstáculo” para el desarrollo de la isla y constituyen “una violación flagrante a los derechos humanos de todos los cubanos”.

Rodríguez también se refirió a la situación de la “nación hermana” Venezuela que, considera, “sufre una escalada de presiones” como “intentos de golpe de Estado, sanciones económicas y otros actos hostiles”.

El mismo respaldo expresó el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, quien fue más allá y remarcó que “la legalidad” de Maduro como jefe de Estado “no puede ser discutida” e instó a solventar la crisis del país suramericano bajo la óptica multipolar.

Venezuela atraviesa un pico de tensión política desde enero pasado, cuando Maduro juró otro período de 6 años que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional porque a los principales líderes opositores se les impidió participar en los comicios en los que el chavista fue reelegido.

En respuesta, el líder de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), Juan Guaidó, se adjudicó las competencias del Ejecutivo como presidente encargado y desde entonces ha sido reconocido por 55 países, con EEUU a la cabeza. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.