/ Foto: Cortesía (Voz de América, EE.UU.)

¿Dónde se encuentra el presidente tanzano John Magufuli? El jefe de Estado, de 61 años, hace 17 días que no aparece en público, en un contexto de persistentes rumores sobre su estado de salud.

El gobierno no ha dado una respuesta clara sobre su paradero, pero intenta contener los rumores con detenciones. El propio silencio de Magufuli es revelador, según los analistas entrevistados por AFP.

“Creo que sea lo que sea lo que está pasando, está claro que el gobierno está intentando ganar tiempo”, explica Nic Cheeseman, profesor de democracia en la universidad de Birmingham y experto en la región. “Alargar la espera sólo tiene sentido si el presidente está muy enfermo, incapacitado o muerto”.

En febrero, Tanzania, que decía estar “liberada” del COVID-19 gracias a las oraciones, experimentó una oleada de muertes, atribuidas oficialmente a la neumonía.

Personalidades destacadas, como el vicepresidente del archipiélago de Zanzíbar, Seif Sharif Hamad, se vieron afectadas.

Negación

El 19 de febrero, en el funeral del jefe de la administración pública John Kijazi, cuya causa de muerte no fue indicada, Magufuli admitió la presencia de una “enfermedad respiratoria” en el territorio.

El día 24, el ministro de Economía, Philip Mpango, que tosía y respiraba con dificultad, se vio obligado a desmentir en una rueda de prensa los rumores de que había muerto de COVID-19.

Magufuli apareció por última vez en público el 27 de febrero, y desde entonces el devoto católico ha faltado a misa tres veces.

Hace una semana, el líder de la oposición Tundu Lissu, exiliado en Bélgica, se unió a otros para cuestionar la ausencia del presidente, diciendo que tenía una forma severa de coronavirus, agravada por problemas de salud.

Creciente silencio

El lunes, Lissu dijo en Twitter que, según fuentes de la comunidad de inteligencia, el presidente “tiene COVID-19, está con soporte vital y paralizado de un lado de la cintura para abajo”.

El martes, Zitto Kabwe, líder del partido de la oposición ACT-Wazalendo, afirmó que sabía “de buena fuente que el presidente está enfermo”, y expresó su preocupación por el “creciente silencio”.

“Necesitamos saber quién dirige el gobierno ahora, con qué poderes constitucionales”, precisó en un comunicado.

Uno de los rumores es que Magufuli está en un hospital en Kenia o en India, mientras que otros dicen que todavía está en Tanzania.

Los periódicos kenianos han escrito que un “líder africano” está siendo tratado en un hospital de Nairobi, pero fuentes oficiales han negado la presencia de Magufuli.

Varios hospitales indios entrevistados por la AFP negaron que estuviera en el hospital y el ministerio de Asuntos Exteriores no respondió a las peticiones de comentarios.

Por su parte, el gobierno tanzano se ha mostrado evasivo, pero prometió penas de cárcel para quienes difundan rumores sobre la salud del presidente. Hasta ahora, se ha detenido a tres personas: una en Dar es Salaam y dos en la región del norte del Kilimanjaro.

El viernes, el primer ministro Kassim Majaliwa aseguró que Magufuli gozaba “de buena salud” y trabajaba “duro como siempre”.

Deploran las “habladurías”

El lunes, la vicepresidenta Samia Suluhu Hassan pidió que se ignoraran las habladurías, al tiempo que sugería que el presidente, sin nombrarlo, estaba efectivamente enfermo. “Nuestro país está ahora lleno de rumores procedentes del extranjero, pero hay que ignorarlos. Es bastante normal que alguien tenga gripe, fiebre o alguna otra enfermedad”, comentó.

Sea cual sea la verdad, los tanzanos están ansiosos por ver de nuevo a su líder, que fue reelegido para un segundo mandato en octubre.

Magufuli, apodado “Bulldozer”, llegó al poder en 2015 prometiendo luchar contra la corrupción. Pero su primer mandato estuvo marcado, según muchas organizaciones de derechos humanos, por la deriva autoritaria, los reiterados ataques a la oposición y el retroceso de las libertades fundamentales.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.