Muerte de George Floyd hizo reflexionar sobre racismo a las minorías de EE.UU.
/ Foto: Cortesía

Pancartas de minorías en Estados Unidos comenzaron a aparecer en las protestas contra el racismo que sacuden al país: hispanos, árabes y asiáticos se han sumado a la consigna de “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan).

La muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de policías blancos ha llevado a muchas comunidades minoritarias en todo el país a comenzar a reflexionar sobre su papel en la lucha contra lo que muchos consideran racismo sistémico.

“Ya es hora de que tengamos dignidad como seres humanos. Somos una raza”, dijo a la AFP Rebeca Rojas, una estadounidense de madre mexicana, mientras participaba el pasado fin de semana en una manifestación frente a la Casa Blanca.

“No es justo que los policías estén matando a los ‘black’. No es justo”, agregó en ‘Spanglish’ su hija Tabatha, de ocho años.

El endoracismo

Cerca, un joven blanco portaba orgulloso un cartel de “Latinos for Black Lives Matter”.

Pero muchos sostienen que este examen de conciencia debe pasar igualmente por admitir la discriminación dentro de su propia comunidad.

“Creo que ya es momento”, dijo Yvonne Rodríguez, que se describe como “orgullosamente afrolatina” y siente la falta de reconocimiento de los hispanos caucásicos. En el Caribe en particular, los descendientes de esclavos siguen siendo objeto del racismo de los descendientes de los colonos europeos.

“Se habla de Estados Unidos blanco, Estados Unidos negro. Es la misma cosa con los latinoamericanos”, afirmó esta mujer negra hija de inmigrantes cubanos que vive en Miami y quien, junto a su hermana Yvette, acaba de crear el grupo “Profesionales Afro-latinos”, para “expandir y mejorar” su visibilidad.

“Complicidad en el racismo anti-negro”

Para Arash, que estaba en las marchas en Washington con un amigo que sostenía un poster de “Afganos por las Vidas Negras”, los afganoestadounidenses deben pensar sobre “su propia complicidad en el racismo anti-negro”.

“Tomamos prestado, robamos de la cultura afroestadounidense la forma en que nos vestimos, en que hablamos. Pero no los honramos, y los afganos estadounidenses son cómplices cuando llaman a la policía para denunciar a sus vecinos (negros), y no se dan cuenta de las consecuencias”, aseveró.

Esta cuestión de complicidad, inconsciente o tácita, también la plantearon muchos estadounidenses de origen árabe.

En especial cuando se supo que la llamada a la policía que llevó al arresto violento y la muerte de Floyd, provocada cuando un agente blanco se arrodilló sobre su cuello hasta que dejó de respirar, fue realizada por el propietario de una tienda árabe-estadounidense en Minneapolis.

El dueño del comercio, Mahmoud Abumayyaleh, explicó que su empleada, una joven afroestadounidense, solo había seguido el protocolo normal al llamar al 911 para decir que sospechaban que Floyd había pagado un paquete de cigarrillos con un billete de 20 dólares falso.

Y fue Abumayyaleh quien le dijo a la misma empleada que grabara el arresto, cuando ella le contó aterrorizada lo que estaba viendo, relató más tarde a periodistas, visiblemente abrumado.

“¡No olvidemos de quién era la rodilla en el cuello de George!”, escribió Abumayyaleh en Facebook.

“Apoyo a la comunidad negra”

La llamada telefónica provocó mucho debate entre quienes creen que los empleados de la tienda no tenían forma de predecir el trágico resultado, y quienes sostienen que los miembros de minorías, a menudo víctimas de estereotipos y prejuicios, deberían llamar a la policía con moderación en vista de los riesgos.

“En muchas grandes ciudades de Estados Unidos, las tiendas de barrio propiedad de árabes se concentran en vecindarios predominantemente negros de clase trabajadora. Necesitamos examinar cómo estamos mostrando apoyo a la comunidad negra y qué medidas estamos tomando que no impliquen depender de las fuerzas del orden”, señala una petición titulada “Árabes por las Vidas Negras”.

Entre los firmantes, están la legisladora demócrata Rashida Tlaib, una palestina-estadounidense, y el actor egipcio-estadounidense Ramy Youssef.

“Debemos tener conversaciones cruciales dentro de nuestras familias” sobre este tema, dice la petición.

Guías de discusión

Para hacerlo, han surgido guías para discutir el racismo anti-negro en las distintas comunidades.

Una, compartida cientos de veces en Facebook, pide a los árabes que conozcan la historia de la esclavitud entre sus antepasados y que dejen de usar términos despectivos para referirse a los negros.

Otra, dirigida a las comunidades asiáticas y a la que miles de personas han reaccionado en Instagram, ofrece frases para contrarrestar los prejuicios de sus “mamás, padres, tías y tíos”.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.