Rescatistas buscaban víctimas del naufragio. (Foto EFE)
COMPARTE

El naufragio de un barco de turismo con cerca de 170 personas a bordo en el embalse de Guatapé, en el noroeste de Colombia, costó este domingo la vida al menos a seis de sus ocupantes, mientras que fueron dados por desaparecidos de 16 a 31.

La tragedia ocurrió a las dos de la tarde (19.00 GMT) cuando “El Almirante”, una embarcación utilizada para hacer paseos domingueros por el embalse de Guatapé, municipio del departamento de Antioquia, se hundió en cuestión de minutos ante los ojos de miles de personas que estaban en las orillas.

“Nosotros estábamos tomándonos fotos, estábamos viendo que estaba muy bonito el día cuando de un momento a otro sentimos el estruendo muy fuerte. Se partió el pedazo izquierdo y fue cuando empezó el barco a hundirse para el lado izquierdo”, dijo a Efe José Gilberto Villegas, superviviente de la tragedia.

En imágenes grabadas por veraneantes desde las orillas del embalse se puede ver como “El Almirante”, que estaba repleto de turistas en sus cuatro niveles, comienza a balancearse minutos después de zarpar.

De inmediato, otras embarcaciones dedicadas al turismo y la recreación acudieron en auxilio de los ocupantes y en medio del desespero logran rescatar a muchos de ellos con vida antes de que el barco siniestrado se fuera completamente a pique.

“Hasta ahora hemos tenido información de seis personas fallecidas, tres que están en el hospital y tres que fueron rescatadas por los buzos. Hay 122 personas vivas, que están bien y 31 personas que han sido reportadas como desaparecidas”, afirmó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien esta misma noche visitó el lugar de la tragedia.

La confusión que reinó en el momento del naufragio se repitió durante la operación de socorro a las víctimas, pues las autoridades llegaron a informar de nueve fallecidos, cifra que el jefe de Estado redujo posteriormente a seis.

El número real de desaparecidos también es una incógnita ya que como estos barcos no suelen llevar un registro detallado de sus pasajeros no se sabe exactamente cuántas personas estaban a bordo.

Poco después de la declaración de Santos, el director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Carlos Iván Márquez, ratificó al cifra de muertos, pero redujo la de desaparecidos a 16.

“El número de desaparecidos oficialmente registrados y (de los) que tenemos soporte es de 16, y seis personas identificadas fallecidas”, manifestó Márquez.

El funcionario también informó de “133 personas que han salido con vida”, tres de las cuales requirieron atención médica pero están “estables”.

Estos datos coinciden con los del último balance de la Gobernación de Antioquia, según el cual el naufragio dejó “133 personas rescatadas, 15 desaparecidos y seis fallecidos”.

Entre los fallecidos está Valentina Jaramillo, quien según vecinos de Guatapé es hija del dueño del barco naufragado, Luis Jaramillo.

La diferencia entre los números suministrados por el presidente y los posteriores de las autoridades de socorro pueden deberse a que algunas personas dadas por desaparecidas fueron encontradas posteriormente con vida, una posibilidad que ya había anticipado Santos.

“Esas 31 personas las están buscando los buzos, pero también es posible que cuando se hundió el barco muchísimas personas con embarcaciones fueron a rescatarlas, entonces pueden estar con esas personas, por eso estamos haciendo todo un proceso de información para que nos reporten cualquier persona que haya sido rescatada”, manifestó el mandatario.

Buzos de la Armada trabajan sin descanso en busca de las personas que no han sido halladas, y solo interrumpieron su trabajo unos momentos durante la noche debido a un fuerte aguacero con tormenta eléctrica que cayó en Guatapé, una localidad turística situada a 80 kilómetros de Medellín, la capital de Antioquia.

Sobre las posibles causas de la tragedia, Santos dijo que aún no se ha iniciado la investigación, pero consideró poco probable que fuera por exceso de pasajeros.

“Lo que me informan es que la embarcación tenía un cupo mayor al número de personas, o sea que no es por sobrecupo, pero la forma como se hundió de un momento a otro y muy rápido, de repente, pues nos deja con un gran interrogante”, afirmó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.