delincuentes
(Foto Referencial)
COMPARTE

El niño hallado muerto el viernes 7 de julio en Caucagüita, Petare, no era Lewis Omar Arriechi Ramírez (8), el pequeño desaparecido el viernes 2 de junio en El Cementerio cuando andaba con su tía Aracely del Valle Ramírez, haciendo cola para comprar pan en la panadería Cacique.

La criatura, aún sin identificación, fue hallada por unos muchachitos que correteaban por una zona boscosa. Había sido degollado, tenía exposición de vísceras y presentaba avanzado estado de descomposición evidenciada por la flora bacteriana.La data de muerte sobrepasaba los tres o cuatro días.

Los esposos Edgar Antonio Arriechi Hernández y Diana Carolina Ramírez de Arriechi, tenían más de un mes buscando al segundo de sus cinco hijos, y acudieron a la morgue porque los llamaron del Cicpc, tras la localización del cuerpecito en Caucagüita.

Yo lo vi, estaba muy descompuesto, tenía gusanos, pensé que era mi hijo porque le vi una marca en la mejilla, de una quemada que se hizo con café cuando tenía un año, pero estaba irreconocible. Explicó la madre.

Diana Carolina y su hermana Aracely estaban ayer en la morgue, esperando la carroza fúnebre para retirar el cadáver y enterrarlo directamente en el Cementerio General del Sur, cuando las llamó Edgar  Arriechi para decirles que el niño estaba vivo y el iba camino a un albergue de la Lopna en Los Chorros, donde supuestamente lo tenían.

A los pocos minutos, corroboraron la versión. El muchachito había sido localizado el mes pasado por la GNB en las inmediaciones del Cementerio General del Sur y llevado a dicho centro.

Edgar Arriechi denunciará que en el Senamecf (morgue) le entregaron un cadáver que no era el de su hijo. No lo habían enterrado antes porque son personas de escasos recursos y pasaron varios días buscando ayuda para los gastos funerarios, que finalmente les dio la Alcaldía de Caracas.

Edgar Arriechi trabaja con la ministra Erika Farías en agricultura urbana.

En la medicatura identificaron al niño hallado en Caucagüitahaciendo una comparación con una fotografía que llevaron los familiares de Lewis Arriechi.

El señor Arriechi también denunció que en el Cicpc de la avenida Urdaneta lo torturaron (mostró lesiones en rostro y pierna), y junto con su esposa y la tía del niño estuvo retenido el lunes hasta las nueve de la noche, recibiendo insultos, porque los responsabilizaban de la desaparición del niño.

Me daban cachetadas, me metieron golpes en el estómago y una mujer policía me dio una patada con su bota en la pierna, detalló.

Ellos viven en casa de la suegra en el barrio Las Quintas, de la Cota 905. Ese día estaban trabajando, el niño Lewis se quedó con su abuela, pero salió a acompañar a su tía, que vive más abajo, a comprar pan.

Aracely dice que ella estaba con su hija de 4 años haciendo la cola, Lewis le pidió permiso para ir a orinar, “caminó unos metros, yo lo veía desde allí, como a media cuadra, pero de repente lo busqué y no estaba, se me desapareció”.

Lo buscaron en Caracas, en Valles del Tuy, Guarenas, Guatire. Hicieron cadenas en las redes sociales. Este miércoles la prensa reseñó que el niño de Caucagüita había sido identificado y llamaron al padre para decirle que su hijo estaba vivo, en la Lopna de Los Chorros.

Cuando recibió la noticia vía telefónica, Diana Carolina y Aracely rompieron a llorar.

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.