El presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), Francesco Rocca, dijo este viernes que no es rol de la institución trabajar junto a militares en el reparto de ayuda humanitaria, como se estima sucederá en el caso de Venezuela.

“En la historia, nosotros vamos a cumplir 154 años de estar trabajando, nunca hemos trabajado con las Fuerzas Armadas, no es nuestro rol”, dijo Rocca a través de una intérprete en una rueda de prensa ofrecida en Caracas junto a las autoridades de la institución en Venezuela.

El también director de la Cruz Roja italiana está de visita en el país suramericano “en un marco de acompañamiento y de apoyo a la sociedad”, y ante el posible ingreso de ayudas que fueron gestionadas por la oposición venezolana y que ya se acopian en la ciudad colombiana de Cúcuta.

En ese sentido, señaló que sostendrá algunas reuniones con personas ligadas al programa de ayudas en las próximas horas, aunque evitó ofrecer mayores detalles para no poner “en riesgo” el rol de la FICR.

También indicó no estar al tanto sobre el volumen o contenido de las ayudas, e indicó que estas no son aportadas por la Cruz Roja.

“Sé las mismas cosas que ustedes han leído en los periódicos, que hay importantes carencias en el país por la situación de los hospitales y los pacientes de enfermedades crónicas”, dijo.

Rocca no especificó si esto significa que la institución que representa dejará de participar en la actividad de entrega de ayuda humanitaria en Venezuela si hay fuerzas militares implicadas en el proceso.

Con todo, el martes la filial venezolana de la institución dijo que podría actuar en el proceso cuando conociera los detalles.

“Siempre hemos estado dispuestos a prestar la ayuda que sea necesaria a los sectores más vulnerables”, dijo entonces en una rueda de prensa el presidente de la Sociedad Venezolana de la Cruz Roja, Mario Villarroel.

La oposición, que no reconoce la legitimidad del nuevo mandato que juró el presidente Nicolás Maduro el pasado 10 de enero, señala que Venezuela padece una crisis humanitaria y ha pedido el ingreso de ayudas para hacer frente a la situación.

La solicitud la reiteró en los últimos días el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, que hace poco más de dos semanas anunció que asumía funciones como presidente interino de Venezuela, lo que ha sido tomado por el Gobierno de Maduro como un golpe de Estado.

El Gobierno de Maduro ha negado que el país esté en crisis, y rechaza recibir el apoyo alegando que podría dar paso a una invasión armada que desaloje al chavismo del poder, que ejerce desde 1999.

Esta misma jornada, Maduro reiteró que Venezuela no necesita de ayudas y que, en todo caso, estas que se acopian en Cúcuta deberían darse a los colombianos de esa zona y que representan “un regalo podrido” que porta el “veneno de la humillación”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.