Jhorman Hawer oficial de policía hallado muerto, descuartizado y y quemado. (foto Cortesía)
COMPARTE

Los cuerpos en estado de descomposición, desmembrados y quemados de Jhorman Hawer Machado Matos (25), oficial de la Policía de Guaicaipuro (Los Teques), y del mecánico Carlos José Moya (47), fueron localizados semi enterrados en  una zona boscosa del barrio Colinas de Valle Verde, en Guatire, estado Miranda.

Estaban desaparecidos desde el jueves 1º de diciembre, cuando salieron de Caracas a comprar unos repuestos para un vehículo, a bordo de una camioneta Jeep Cherokee, propiedad de Moya, la cual no ha sido localizada.

Machado vivía en Ciudad Tiuna, El Valle, con su esposa y tres hijos, una niña de tres años y unos gemelos (varón y hembra) de 8 meses. Migró desde la PNB a Policía de Guaicaipuro donde tenía varios meses de servicio.

Un familiar relató que el policía salió a las 4:00 de la madrugada con el amigo mecánico desde el kilómetro 4 de El Junquito, y fue una decisión repentina porque otra persona que se había comprometido en acompañar a Moya le dijo a última hora que no podía ir. El mecánico llevaba una alta suma de dinero en efectivo porque el negocio era algo informal.

La última vez que Jhorman se comunicó con su esposa fue a las 5:05 a.m. y se encontraba en las residencias Araguaney, en Los Jardines de El Valle. A partir de las 8 de la mañana su hermana lo estuvo llamando y el teléfono estaba apagado. Transcurrieron las horas y convencidos de que algo grave le había pasado, comenzaron a buscarlo y denunciaron el caso en el Cicpc de Guarenas.

La persona que supuestamente les iba a vender los repuestos, fue ubicada y dijo que ellos no llegaron al sitio donde habían acordado concretar el negocio.

Los cadáveres despedazados estaban semienterrados, en estado de descomposición, se veía la tierra removida, y en los alrededores pululaban manadas de zamuros.

Por el rastreo telefónico la policía científica ubicó a uno de los presuntos responsables, de nombre Eduardo Rosas, quien está detenido junto con una mujer, y buscan a otros tres apodados “el chino”, “Jefferson” y “Colombia”.

-Hay que ponerle mano dura a la delincuencia, la inseguridad es muy grande. Hoy fue el, mañana puede ser el hijo de cualquiera de ustedes. Cómo es posible que maten a un ser humano de esa forma, a sangre fría. Jhorman era buena persona, colaborador, padre de familia, sano, no bebía ni fumaba. Dijo un familiar que pidió proteger su identidad.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.