Miembros de la ONU piden mayor protección para los millones de desplazados por la violencia y las guerras en el mundo. (Twitter)

Responsables de la ONU pidieron hoy en Roma prestar más atención a los más de 40 millones de desplazados internos que huyen de la violencia en el mundo y buscar mejores soluciones a las crisis prolongadas que les afectan.

“Estamos centrados en los refugiados, pero es paradójico porque hay muchas más personas desplazadas internamente”, subrayó en un acto el subdirector ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Ramiro Lopes da Silva.

En 2016 dos terceras partes de las personas forzadas a abandonar sus hogares eran desplazados internos en su propio país (40,3 millones), 22,5 millones, refugiados en terceras naciones, y 2,8 millones, solicitantes de asilo, según cifras de Naciones Unidas.

El responsable del PMA criticó el “silencio” alrededor de muchos de los desplazamientos internos que existen como, por ejemplo, los 1,2 millones de desplazados por la violencia en la región de Kasai, en la República Democrática del Congo (RDC).

Simon Bagshaw, asesor de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), llamó a dar prioridad a esos casos y buscar “mejores soluciones a las crisis prolongadas”, que duran una media de dos décadas y obligan a generaciones enteras a depender de la ayuda humanitaria.

Según un estudio de la OCHA, más de cincuenta países tienen a parte de sus ciudadanos viviendo como desplazados internos durante más de diez años.

Una de sus autores, Hannah Entwisle, explicó que cada vez más esas personas tardan más tiempo en regresar a sus hogares e insistió en que su principal deseo suele ser el de tener “posibilidades de futuro”.

Incluso cuando los conflictos persisten y no se dan las condiciones para una solución duradera, Entwisle dijo que es posible reducir la vulnerabilidad de esas personas y ayudar a las comunidades que las acogen.

El estudio recoge experiencias de países como la RDC, donde el 80 % de los desplazados internos vive en familias de acogida, o Colombia, donde el porcentaje de desplazados en extrema pobreza es 2,8 veces superior al registrado entre la población general.

En Somalia, el año pasado apenas el 33 % de los desplazados internos en edad escolar iba al colegio en Mogadiscio, frente al 48 % de los que ya vivían allí.

Entwisle criticó la discriminación a la que se ven sometidos muchos desplazados internos, las dificultades que tienen para encontrar trabajo, las trabas que les ponen las autoridades y su dependencia de la ayuda humanitaria.

Apuntó que ya se han logrado algunos acuerdos para sacar a los desplazados internos de las crisis prolongadas, pero en la práctica se aplican poco.

La experta sugirió que los planes para ayudar a esas personas engloben los aspectos humanitarios y de desarrollo a largo plazo, sean dirigidos por los gobiernos con apoyo de los organismos de la ONU, cuenten con financiación sostenida y flexible, y sigan cierta planificación.

En relación con esos planes, reclamó la participación directa de los desplazados, que deberían tener la posibilidad de mejorar su capacitación para llegar a ser autosuficientes y acceder a derechos como la tenencia de recursos, la educación y la sanidad. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.