Fotos Archivo El Carabobeño
COMPARTE


La madrugada del día sábado 2 de junio del año 1962, un grupo de oficiales de mediana graduación, comandados por el Capitán de fragata Pedro Medina Silva y el Capitán de Navío Manuel Ponte Rodríguez, se adueñaron de la Base Naval Nº 1 en Puerto Cabello.

Este alzamiento fue planificado a primeras horas de la noche del sábado en un reconocido hotel de la ciudad en esa época: el “Hotel Cumboto”, durante más de tres horas estuvieron reunidos dos oficiales de las Fuerzas Navales Venezolanas y tres civiles hablando ininterrumpidamente muy de cerca. Ya todo estaba planificado hasta en sus más mínimos detalles.

“Está preso Capitán….Es mejor que se porte cuerdo…. Con estas frases y bajo amenazas de ametralladoras fue despertado el Capitán de Fragata Guillermo Ginnari, simultáneamente, el Comandante de la Primera División de Infantería de Marina, Capitán Oswaldo Moreno y el jefe de la Escuadra; Capitán de Navío Jesús Carbonell Izquierdo. A partir de ese momento la base Naval quedo en manos de los rebeldes.

Los insurgentes tomaron por asalto todas las dependencias militares, policiales y gubernamentales de Puerto Cabello

Los insurgentes tomaron por asalto todas las dependencias militares, policiales y gubernamentales de Puerto Cabello, tales como el Cuerpo Técnico de Policía Judicial, la Digepol, Comandancia de Policía Municipal, Prefecturas, sedes del Partido de Gobierno al igual que tomaron la Emisora Radio Puerto Cabello 1290 AM, donde comenzaron a emitir mensajes y consignas en contra del gobierno de Rómulo Betancourt e invitando a la población a respaldar la “Rebelión Libertadora”.

Tan pronto el gobierno nacional se entera del intento de golpe, envía efectivos de la Fuerza Aérea y del Ejército que bombardean y rodean la ciudad, produciéndose el combate frontal entre las fuerzas insurrectas del batallón de infantería de marina General Rafael Urdaneta (que se habían sumado a la sublevación de los oficiales y efectivos de la base naval y grupos civiles armados por éstos) y la tropa del batallón Carabobo que se había trasladado desde Valencia, al mando del coronel Alfredo Monch, en el desde entonces famoso y trágico sitio de La Alcantarilla.

Sitio donde en medio del fuego cruzado del día domingo aparece una figura con sotana negra que en gesto de valor temerario desafió las balas para llevar alivio a los soldados que con ademanes de desesperación se retorcían sobre el pavimento. Esta actitud asumida por el sacerdote paralizó la acción bélica de los leales y rebeldes.

Era el padre Luís Maria Padilla, Capellán de la Base Naval, quién recogió a un soldado moribundo y suplicante falleciendo segundos después agarrado de la sotana del padre.

Este momento fue capturado y registrado por el fotógrafo venezolano Héctor Rondón como dramático testimonio de esos días. La imagen es publicada por la revista Life, se hace merecedora del premio Pulitzer de ese año y le da la vuelta al mundo a través de las agencias de noticias. La imagen del soldado herido que busca protección en el cuerpo del padre Padilla se convierte en un símbolo contra la violencia política de los años sesenta.

Finalmente, el Ministerio de Relaciones Interiores anunció que desde el amanecer, las Fuerzas Armadas leales al gobierno habían puesto fin a la rebelión con un saldo de más de 400 muertos y 700 heridos. Tres días después, luego de ser capturados los jefes del alzamiento, cae el último reducto de los insurrectos, en el Fortín Solano.

Posteriormente, se comprobó la participación en los acontecimientos del “Porteñazo” de políticos ligados al Partido Comunista de Venezuela y se inició una profundización de la política de depuración en las Fuerzas Armadas de oficiales ligados o sospechosos de simpatía con la izquierda.

El “Porteñazo” representó una conspiración cívico-militar de gran magnitud, ocurrida durante la presidencia de Rómulo Betancourt (1959-1964), tanto por las fuerzas involucradas, lo intenso de la lucha y por el terrible saldo de heridos y muertos dejados.

En términos generales, este movimiento insurreccional formó parte de la difícil situación política que tuvo que afrontar Betancourt durante su gobierno, el cual fue bastante tumultuoso ya que hubo varios alzamientos militares y hasta un atentado contra la vida del mismo presidente.

www.guiapuertocabello.com

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.