Cayetana Alvarez de Toledo1
Cayetana Alvarez de Toledo. Foto EFE

El conservador Partido Popular español, el principal de la oposición, renovó varios cargos relevantes con dirigentes de perfil más moderado, en vísperas del nuevo curso político, cuando el Ejecutivo, una coalición de izquierdas que gobierna en minoría, tenga que negociar los importantes Presupuestos del Estado de 2021.

Así el líder conservador, Pablo Casado, decidió sustituir a la portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo, casi siempre polémica por sus declaraciones, y nombró portavoz nacional del partido al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, un valor en alza en la formación y también en la política nacional.

Álvarez de Toledo era muy criticada por la izquierda, pero también por otros dirigentes del propio PP que consideran que algunos de sus planteamientos políticos son demasiado radicales, están al margen de las directrices comunes y su actitud perjudica al partido.

En una intervención parlamentaria reciente, llamó al vicepresidente segundo del Gobierno, el izquierdista Pablo Iglesias (Unidas Podemos), “hijo de un terrorista”.

Ha sido muy combativa con la izquierda, los nacionalistas e independentistas catalanes y vascos, pero también ha polemizado con algunos compañeros del PP.

La nueva portavoz conservadora en el Congreso de los Diputados será Concepción Gamarra, muy crítica con la gestión de la epidemia de coronavirus realizada por el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Sin embargo, algún sector de los conservadores siempre había creído que era más adecuada, con un perfil más moderado, para ser la portavoz parlamentaria.

Algunos analistas ven un cambio de estrategia del partido, sabedor de las necesidades del Gobierno para sacar adelante en el Parlamento los Presupuestos del año próximo, fundamentales para reactivar la economía después de la crisis gravísima de la epidemia del coronavirus. Otros, sin embargo, creen que los cambios se deben a un reajuste debido tan solo a circunstancias internas.

El desencadenante de su destitución, según explicó Álvarez de Toledo este lunes a los medios, fue una entrevista concedida el fin de semana pasado al diario español El País, que, según Casado, constituía “un ataque a su autoridad” en varios frentes.

La dirigente se mostraba partidaria de un ejecutivo “de concentración moral y constitucional”, en alusión al PP y al Partido Socialista, que ahora gobierna con Unidas Podemos en minoría; y decía que un partido no debe ser “una estructura militar”

Según Álvarez de Toledo, el secretario general del PP, Teodoro García Egea (número 2 del partido), intentó restringir “al mínimo” la autonomía de la dirección del grupo parlamentario, del que ella era responsable.

La Junta Directiva Nacional del PP confirmará los cambios el jueves próximo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.