Foto referencial
COMPARTE

Tres muertos y dos heridos, entre ellos una niña de 7 años, fue el resultado de una balacera ocurrida el miércoles a la 1:00 de la tarde en el sector La Cruz, barrio Maca, Petare, al este de Caracas, donde llegó un pistolero que sin mediar palabras abrió fuego en forma indiscriminada.
El hecho se registró cuando transitaban por la calle los niños del Colegio Luis Correa, donde estudia la niña que resultó herida.
Murieron Manuel Alberto Ortuño Rosario (30), chofer de camión de una empresa de línea blanca; Ángel Junior Sánchez Valera (26), vendedor ambulante, y Leonel David Martínez Jurado (22), mototaxista.
El mototaxista Tomás David Mora recibió un tiro en una pierna, fue atendido y dado de alta. La niña de 7 años fue llevada a una clínica.
Ortuño vivía en el barrio Unión, estaba en su moto conversando con un amigo y recibió un tiro en un costado. Dejó tres hijos huérfanos, uno de 9 años, otro de 2 años y el último de 5 meses.
Los homicidas llegaron en una moto y fue el parrillero quien disparó. Presumen que se trató de un intento de robo.
Tomás David Mora se encontraba en su moto esperando a alguien.
Ángel Sánchez salió de su casa e iba bajando las escalinatas cuando un disparo lo impactó en el pecho. Su esposa lo trasladó al hospital Domingo Luciani, donde falleció dos horas más tarde.
Sánchez trabajaba con su papá vendiendo chupis y golosinas en calles y unidades de transporte público. Era técnico medio en electrónica y dejó un hijo de dos años.
Leonel Martínez Jurado era mototaxista en una línea cercana, vivía en el barrio La Cruz y recibió un tiro en el costado izquierdo que lo bandeó (le salió por el lado derecho).
El joven se dirigía a su casa donde lo esperaban con el almuerzo servido y quedó atrapado en la línea de fuego. Era soltero, segundo de cuatro hermanos y no dejó hijos.
Su padre José Eduardo Martínez (50), chofer de un camión de reparto de productos lácteos, murió de un infarto a las 4 de la madrugada de ayer.
El señor llegó de su trabajo y recibió la infausta noticia de la muerte de su hijo. Luego de hacer trámites en el Cicpc les dijo a los familiares que se acostaran temprano para que pudieran acompañarlo al día siguiente “a sacar a mi hijo de la morgue”.
En la madrugada lo vieron sofocado, lo llevaron al hospital y al ser ingresado diagnosticaron que había sufrido un infarto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.