Tribunal de Camboya
El antiguo presidente del régimen comunista de Camboya, Khieu Samphan, en la sala del tribunal especial de Camboya. Foto: Cortesía AP/Picture Alliance

El tribunal internacional auspiciado por la ONU en Camboya para juzgar las atrocidades cometidas por los jemeres rojos puso fin este jueves en Nom Pen a sus 16 años de actividad con la reafirmación de la condena de cadena perpetua por genocidio contra el último líder vivo de este régimen, Khieu Samphan.

El antiguo jefe de Estado de Camboya bajo los jemeres rojos, vestido de blanco, con mascarilla y sentado en una silla de ruedas, escuchó con rostro impasible como el juez reafirmaba uno a uno los crímenes por los que fue condenado en 2018 y mantenía la cadena perpetua por genocidio de minorías vietnamitas y de la etnia musulmana Cham.

El equipo legal de Khieu Samphan, de 91 años, había alegado errores procesales que fueron desestimados por el tribunal, por los que se cierra así de forma definitiva la actividad de este tribunal especial, creado en 1997 y activo desde 2006 con la condena de solo tres de los máximos dirigentes del Jemer Rojo.

Samphan, nacido en 1931 en una familia acomodada y doctorado en Ciencias Económicas en París con una tesis anticapitalista, pergeñó la política agraria del Jemer Rojo y acabó con los años por ser su voz intelectual, portavoz y representante oficial, mientras seguía con lealtad al jefe histórico de la organización extremista.

Fue investido presidente de la República Democrática de Kampuchea en 1976, al año siguiente de que los jemeres rojos asumieran el poder por la fuerza.

Perdida la capital, Nom Pen, ante el Ejército vietnamita en 1979, se convirtió en la cabeza visible del denominado Gobierno de Kampuchea Democrática en Pekín, hasta sustituir de forma nominal a Pol Pot en 1985.

Tribunal de Camboya

Los otros dos condenados son Kaing Guek Eav (alias Duch), director del principal centro de interrogaciones y ejecuciones durante el régimen (1975-1979), fallecido en 2020, y el “número 2” Nuon Chea, fallecido en 2018.

Pol Pot, el líder de este régimen que terminó con la vida de entre 1,7 y 2,2 millones de camboyanos en asesinatos en masa y hambrunas, murió en 1998 y no pudo ser juzgado.

Con la reafirmación de la condena a Khieu Samphan se pone fin a un proceso de 16 años que ha recibido críticas por su lentitud, por haber provocado la condena de solo tres dirigentes del régimen y por su alto coste, más de 300 millones de dólares, sufragados en gran parte por donaciones internacionales.

El tribunal mantendrá cierta actividad durante los próximos tres años para funciones menores como la gestión de los archivos y otras labores internas, pero no se celebrarán más juicios.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.