“En mi cultura, la muerte no es el final”.

Netflix estrenó este viernes 18 de diciembre “La Madre del Blues”, último largometraje de Chadwick Boseman, quién tras su partida física, dejo un inmenso vacío en el mundo cinematográfico, pero también significó una pérdida importante para la multiculturalidad, que en tiempos modernos donde el #BlackLivesMatter resuena, se hace necesario ver figuras como las del actor, que permitan dar visibilidad y dignificar la diversidad racial en los medios.

Fue el pasado 28 de agosto, cuando se dio la triste noticia de la muerte de Chadwick a sus 43 años, a causa de un cáncer de colon que le diagnosticaron hace cuatro años, situación de la cual nunca habló públicamente. El tuit de este comunicado, se convirtió en el más ‘likeado’ de la historia de Twitter, demostrando el gran respeto que se ganó.

“Desde  Marshall  hasta  Da 5 Bloods , Ma Rainey’s Black Bottom de August Wilson y varios más, todos fueron filmados durante y entre innumerables cirugías y quimioterapias. Fue el honor de su carrera dar vida al rey T’Challa en  Black Panther”, decía el comunicado.

La filmografía de Boseman está llena de papeles que impregnan de positivismo y esperanza, mostrándonos como fueron nuestros antepasados y lo que podemos llegar a ser en un futuro. Una huella imborrable de talento puro que permanecerá por generaciones.

Entre los roles destacados que encarnó se encuentran Jackie Robinson, primer beisbolista afroamericano en ingresar a las Ligas Mayores, para la película 42 (2013), el padrino del soul James Brown en GET ON UP” (2014). También dio vida al primer juez afroamericano de la Corte Suprema en MARSHALL (2017) e interpretó a un valiente soldado que murió durante la guerra de Vietnam en DA 5 BLOODS (2020), donde nos dejó una escena, que si antes nos conmovió, ahora mucho más, pues se siente como una autentica despedida del actor.

Pero su personaje más revolucionario fue el de T’Challa en BLACK PANTHER (2018), que se volvió todo un hito cultural, conectando a la comunidad negra de una manera única con sus raíces y lo que realmente somos. Convirtiéndose así, no solo en un héroe de la pantalla grande, sino que la traspasó y se hizo un icono para la sociedad en la actualidad.

“Sí, este era nuestro rey. No porque lo sirviéramos o porque él gobernara. Sino por cómo nos sirvió en todo lo que hizo. Interpretó a un héroe en la pantalla y vivió como tal en la vida real. Desde Carolina del Sur hasta Sudáfrica, nos enorgulleció a muchos de quiénes somos y por eso siempre será nuestro rey. Hamba kahle Chadwick. Sizoku bona phambili”, escribió Trevor Noah en Instagram.

Para honrar su memoria y guardar respeto a los fans de este universo, Marvel anunció que no buscará un remplazo para la secuela, y se dice que la nueva entrega empezará con el funeral del Rey de Wakanda, y que la causa de la muerte será algo similar a la del actor en la vida real.

La muerte de Boseman causó una revuelta en las redes sociales y en todo Hollywood, que le han rendido ya múltiples tributos, como el de Disney+, al cambiar su opening y colocar ahora a Black Panther, o con el diversos reconocimientos en premios, del que no solo se le entregan por su trayectoria, sino por ofrecer una de las mejores actuaciones de su carrera en La Madre del Blues (2020), con la que ya se asegura una nominación al Óscar, y muchos auguran su triunfo.

George C. Wolfe, quien dirigió a Chadwick en “La Madre del Blues”, escribió en una declaración a The Hollywood Reporter: “Trabajar con Chadwick en Ma Rainey fue una experiencia gloriosa. Todos los días pudimos presenciar la ferocidad de su talento y la gentileza de su corazón. Un ser humano verdaderamente bendecido, amoroso, dotado y generoso”. 

     LA MADRE DEL BLUES, es una adaptación de la obra homónima de 1982 escrita por August Wilson, que nos sitúa en 1927, durante la grabación de un disco de Ma Rainey, “La Reina del Blues”, y la tensión que se desata en el estudio entre la cantante, su agente, el productor y sus compañeros de banda.

Una película intensa y profunda, sobre la lucha de las personas negras intentando sobresalir y obtener respeto en un mundo liderado por blancos, pero donde la música crea un punto de encuentro y de liberación. Viola Davis se deja la piel como Ma Rainey y evoca de manera magnifica a la interprete, mientras que por otro lado, se encuentra un Chadwick Boseman con un dinamismo y despliegue de energía fenomenal. Ambos devoran la pantalla y hacen que cada momento cuente durante el filme. Una despedida poderosa del gran Boseman, al que le agradeceremos siempre por tanto.

¡Wakanda Forever!
@Riverdavilag




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.