COMPARTE

A pesar de todas las trabas impuestas por el Consejo Nacional Electoral al pueblo venezolano para evitar el revocatorio, no hay dudas de que la consulta se realizará este año, pues el país entero ya tomó la determinación de poner fin a esta situación de miseria que no aguanta mucho más tiempo, afirmó este lunes el dirigente de Voluntad Popular en Carabobo, Aarón Rodríguez Moro.

“El CNE, como apéndice de Miraflores, lo que hizo fue colocar ante los venezolanos una carrera de obstáculos a fin de impedirles la salida constitucional y pacífica a la grave crisis que coloca a nuestra nación en una verdadera situación de calamidad inminente, sin importarles que muchas personas están padeciendo hambre, que están muriendo por falta de medicinas en los hospitales o víctimas de la violencia desatada en todos los rincones de Venezuela”, dijo.

Rodríguez comparó la demora y las trabas de este referéndum con la demora que intencionalmente se hizo con el referéndum del presidente Chávez, pues con el expresidente fallecido se alargaron los tiempos a fin de crear las misiones sociales con las cuales se compró la conciencia de muchos y se amarró la voluntad de otros.

El ente comicial vuelve a reeditar lo aplicado en el referéndum hecho a Chávez a fin de dar oxígeno de última hora a un moribundo régimen que se niega a abrir las compuertas del cambio pacífico y del progreso para los venezolanos, sólo que Maduro no cuenta ni con la popularidad de Chávez ni mucho menos con los recursos de aquél. Pero cuando analizamos lo que está haciendo el régimen a través de los CLAP, las declaraciones de algunas personalidades y las promesas de la Misión Vivienda, está a simple vista que están buscando chantajear a la gente con migajas a fin de evitar lo que ya es inminente, la salida del presidente más inepto de la historia venezolana, señaló Rodríguez.

Considera el dirigente de VP que todo el proceso amañado del CNE para trabar el referéndum servirá como expediente futuro en caso de que en el país se desate la violencia por el descontento de los 7 de cada 10 venezolanos que quieren revocar a Nicolás Maduro porque lo consideran el obstáculo para salir de la crisis.

El CNE hizo una revisión tan minuciosa de las firmas recolectadas que ya prácticamente de nada sirve que convoque a ratificarlas, a no ser que el siguiente paso sea simplemente para quemar tiempo y para -en el intersticio- comenzar a chantajear a la gente con las bolsitas de miseria u otro tipo de amenazas, comentó.

Explicó el dirigente de VP que el Gobierno añadió un período para que quienes quieran retirar las firmas lo hagan (por alguna extraña razón esperan que algunos lo hagan) pero por nada del mundo llamó a quienes quedaron excluidos del proceso gracias a la revisión que hicieron para incorporar sus firmas al proceso. Es que ni si quiera guardan las formas ni la apariencia de sus descaros.

Rodríguez también considera una traba importante la limitación que se hizo de los centros de validación cuando según el artículo 3 de la Ley Orgánica del Poder Electoral, el CNE tiene la obligación de facilitarle al elector el ejercicio de su derecho constitucional a la participación ciudadana.

“El CNE no está llevando un proceso para activar un referéndum revocatorio, lo que está haciendo es un proceso para evitar que se realice el referéndum, violando el derecho constitucional de los venezolanos de revocar el mandato de un gobernante que se convirtió en una traba para salir de la crisis, pues ni soluciona los problemas ni permite que otros usen sus capacidades para resolverlas”.

NDP

  

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.