COMPARTE

Luis Alejandro Borrero | @LABC7

[email protected]

De igual manera Sonia Rodríguez iba a madrugar. El jueves es el día en que, según su número de cédula, le toca hacer cola en los mercados. A las 3:30 a.m. la iban a pasar buscando por su casa, en la urbanización Girasoles, en la parroquia Yagua de Guacara. Pero lo que vio cuando intentaba salir de su casa fue muy distinto a lo que esperaba de su peregrinar por alimentos: observó a su amiga con un niño en brazos y con los pies tapados por el agua bajo un torrencial aguacero.



En el resto de la ciudad el agua hizo estragos.

Se había desbordado el río Vigirima. “Nunca el agua se me había metido de esta manera”, comentaba la mujer a El Carabobeño mientras con un haragán sacaba el agua de las baldosas marrones de su porche. El patio era un lodazal. Sus hijos le ayudaban la mañana del jueves a limpiar la casa, pero en la madrugada estaba sola. Confiesa que sintió miedo. “Lo primero que hice fue agarrar el teléfono y llamar a mi hija. Ella llegó rápido y nos asustamos porque pensamos que el agua se iba a llevar su carro”.



En Guacara, el desbordamiento del río Vigirima anegó casas de la urbanización Girasoles.

El interior de la casa de la mujer es un desastre. Las sillas de madera están sobre la mesa. La nevera, aunque cerrada, no pudo evitar la entrada del barro. Todos los alimentos se perdieron. Ahora la preocupación es dejar pasar el tiempo prudencial para enchufarla de nuevo. Su hijo le decía que había que tener esperanza: ojalá y la tarjeta lógica de la nevera no se haya dañado. “¿Con qué plata me compro una nevera ahora”?, decía la señora.

PROTESTA EN NAGUANAGUA

Luis Guevara se levantó de golpe. Eran las 11:30 p.m. cuando escuchó el rugido más atroz: la pared de su casa se venía abajo. El hombre es uno de los afectados en la comunidad Las Adjuntas, cerca del kilómetro 171 de la autopista Valencia-Puerto Cabello, en Naguanagua. Allí, siete casas resultaron tremendamente afectadas, y algunas, como las del hombre mayor, parcialmente tragadas por el río.


 En Naguanagua, los vecinos de Las Adjuntas tienen cuatro años esperando una solución

Desde hace cuatro años la comunidad lo advertía: el río está muy cerca. Nunca hubo organismo que atendiera las denuncias: menos en campaña. Aleidys Martínez le dice a El Carabobeño que recuerda cómo Alejandro Feo La Cruz, alcalde de Naguanagua fue a visitarlos en las pasadas elecciones y a tomarse fotos. “Prometió que buscaría una solución, todavía lo estamos esperando”. Del gobierno regional la respuesta ha sido aún más silente.

La petición era hacerle un muro de contención al río. Muchos manifestaron no querer irse. Otros pedían reubicación. Siete losas del canal que mantenía contenido el río se vinieron abajo con las fuertes precipitaciones del miércoles y jueves.

No aguantaron más. “Nunca habíamos pensado en trancar la autopista”, dijo un señor mayor. Pero la mañana del jueves tomaron la Valencia-Puerto Cabello y obstruyeron con cauchos, piedras y troncos los canales: dejaron uno solo para la circulación. La cola de gandolas y carros se extendió por más de un kilómetro en sentido hacia San Diego.

REPORTE OFICIAL

La tarde del jueves la gobernación de Carabobo emitió un comunicado de prensa. El reporte oficial, según Juan Carlos Vitas, es de 90 familias afectadas en 14 sectores de tres municipios. El director del Sistema Integrado de Emergencias de Carabobo informó que un equipo de secretarías del gobierno regional y cuerpos de protección civil y seguridad estaban desplegados y atendiendo a las comunidades.

El reporte oficial muestra que en San Diego las zonas perjudicadas fueron: Las Trinitarias, Las Majaguas, Maco Maco, Campo Solo y Los Mangos, por el desbordamiento del río La Cumaca. En Guacara hubo anegaciones en Vigirima, El Porvenir, Sisal, Valle de Yagua, La Compañía, El Perrote, Las Malvinas y Los Naranjos. En Naguanagua: Mañongo, Bárbula; y el kilómetro 134 de la Autopista Regional del Centro, en San Joaquín, donde se cayó un árbol.

La mayoría de las anegaciones tiene una causa clara, indicó el funcionario: la obstrucción de canales de desagüe. Exhortó a las alcaldías de Naguanagua y San Diego a limpiar debidamente los caños que pueden colapsar con la acumulación de basura y escombros. 29,75 litros por metro cuadrado: ese es el cálculo que mostraban los pluviómetros de la gobernación durante la jornada.

La gobernación lo confirma: seguirá lloviendo. Los pronósticos que tiene el Sistema Integrado de Emergencias es que las condiciones atmosféricas se mantengan en las próximas horas. Se necesita prevención de la ciudadanía para evitar mayores daños, opinó.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.