COMPARTE

Dayrí Blanco|@DayriBlanco07

Tres meses estuvo Carlos López con su gandola accidentada. Conseguir las piezas que necesitaba para arreglar el motor no fue fácil. Tampoco fue barato. Fue un tiempo que bastó para que la actividad que por más de 20 años desempeña tras el volante hoy sea otra. Al volver al ruedo se encontró con una larga cola que debe hacer para al menos optar por un viaje determinado por la guía de movilización ahora se emite de forma centralizada desde Caracas, y ya se convirtió en víctima del robo de la carga que llevaba al oriente del país como parte de los tres transportistas que en promedio son atracados en las vías a diario. Todo apunta a una paralización de la flota de carga pesada que no podrá ser evitada.

Él no llevaba comida. Tampoco productos de higiene personal ni ganado en pie. Eran sillas. Pero ya quienes se dedican a este tipo de hechos delictivos no discriminan y se llevan todo lo que está a su paso, según denunció el presidente de la Cámara del Transporte del Centro (Catracentro), Jonathan Durvelle.

Se trata de un problema que se suma al 45% de la detención de las actividades del sector por falta de repuestos y que es evaluado por los gandoleros como una inminente paralización total por el resguardo de su seguridad personal, alertó Julio Abreu, presidente del Frente de Trabajadores Graneleros y Similares de Puerto Cabello (Fetragransip) tras asamblea realizada junto a agremiados de Catracentro y  la Asociación de Transportistas de Carga Contenerizada (Asotracontainer) dirigida por José Petit.

Todos los días se registran casos con procedimientos distintos que no se limitan a la colación de obstáculos en la vía. “Hay una unidad a la que se le cuentan 16 disparos, a un conductor le dieron un tiro en la cabeza solo porque se bajó a explicarle a los delincuentes que no tenía nada en el contenedor, otro con quemaduras de segundo grado porque le lanzaron una bomba de fabricación rudimentaria para que detuviera la gandola, y hay casos muy frecuentes en los que atacan con tubos y piedras los parabrisas”, relató Durvelle.

Esta situación ha provocado que los trabajadores se están negando a realizar viajes con mercancías o rutas que consideren de mayor peligrosidad para preservar su seguridad, y esto podría complicar aún más la distribución y abastecimiento en algunas regiones. Ante la emergencia, ya hay transportes que han sacado de sus rutas aquellos destinos considerados de alto riesgo, además de reducir aún más las horas de trabajo.

El representante gremial afirmó que se han realizado acercamientos y llamados a las autoridades, sin que hasta el momento haya una respuesta efectiva. “En nombre de los transportistas y sus familias, volvemos a expresar nuestra disposición al establecimiento de mesas de trabajo que resulten en soluciones efectivas. No esperemos que haya víctimas fatales para garantizar la vida de los trabajadores responsables de distribuir productos al país”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.