COMPARTE

LasMayores.com

Se ha contado muchas veces la historia de Mike Piazza y cómo de joven se preparó en la República Dominicana para convertirse en receptor y empezar la trayectoria de una carrera que le ha ameritado una placa en el Salón de la Fama de Cooperstown.

En ocasión de su exaltación al Salón el domingo, Piazza reflexionó sobre su experiencia en la academia de los Dodgers al final de la década de los 80, cuando el entonces manager del equipo, Tom Lasorda, y el director de dicho centro, el cubano Rafael Avila, le facilitaron su presencia y enseñanza en la media isla hispaniola.

“Eso fue algo enteramente interesante, en el sentido de que yo había firmado y fui convertido en cátcher”, dijo Piazza, quien había sido inicialista en su carrera de la escuela secundaria y el junior college. “Fue difícil para un muchacho norteamericano, con todos los beneficios y las bendiciones de estar en los Estados Unidos, ir a un país que en algunas partes hay extrema pobreza.

“Hubo un shock cultural, pero creo que eso me ayudó a valorar este país y lo que tenemos aquí”, continuó el nuevo inmortal del béisbol, el único norteamericano presente en la academia. “Además, vi la pasión de la gente, en el sentido de que mucha gente tiene poco, pero son muy apasionados con el béisbol y eso se ve, obviamente, con la cantidad de jugadores dominicanos que se ven hoy en día.

“Producen jugadores increíbles”.

Piazza, quien más adelante jugaría una temporada con las Aguilas de Mexicalia (1991-92) antes de subir a las Grandes Ligas, también tuvo la oportunidad de ver en Campo Las Palmas al también Salón de la Fama Pedro Martínez y a Raúl Mondesí, entre otros futuros ligamayoristas del equipo de Los Angeles.

Y por supuesto, en años posteriores Piazza sería el cátcher principal de los Dodgers para algunas de las mejores temporadas del hermano mayor de Pedro, el también derecho Ramón Martínez, quien tiró un juego sin hit ni carrera el 14 de julio de 1995 con Piazza detrás del plato.

“Son una gran familia de béisbol”, comentó Piazza, quien sería reunido con Pedro en los Mets durante una temporada en el 2005. “Vi a Pedro antes de que él viniera a los Estados Unidos. Recuerdo que cuando recibía sus envíos, yo me preguntaba cómo un muchacho de su tamaño tiraba tan duro. Eso es increíble”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.