COMPARTE

Marielis Arteaga

con información
de Farmacias SAAS y Fundación Bengoa

Nada
más tierno que la imagen de un niño disfrutando de un rico y refrescante helado
que se derrite entre las manos o aquella de un pequeño con una gran chupeta
roja que le pinta la cara pero la realidad es que todo el azúcar contenido en
esos productos dados como “premios” a los más pequeños es un asunto más serio.

Con
los años, sólidas investigaciones han alertado sobre los efectos nocivos de un
elevado o desproporcionado consumo de azúcar porque no solo está vinculado a
trastornos evidentes como la obesidad. Algunos lo catalogan como uno de los
“venenos blancos” por generar con el tiempo, algunos padecimientos y
enfermedades, incluso crónicas.

Aunque
el azúcar consumido en dosis pequeñas en una gran fuente de energía para las
actividades del día a día, si se excede el consumo, ese pico de vitalidad baja
de golpe, el organismo cae en un estado de lentitud y luego se requiere de más azúcar
para activarse. Así, sin darse cuenta, el ser humano entra en un círculo
vicioso, difícil de detectar desde un principio.

Expertos
aseguran que lo importante es educar desde la más tierna edad sobre el consumo apropiado
de este alimento que puede ser el más dulce de los aliados o el más amargo de
los enemigos.

Ojo con los más
pequeños

Para
garantizar el adecuado crecimiento y desarrollo de los niños y prevenir
enfermedades relacionadas con la nutrición, es necesario que se les ofrezca una
alimentación variada y equilibrada, que incluya, entre otros grupos de
alimentos, a los carbohidratos.

El
azúcar es un carbohidrato que está contenido de forma natural en muchos
alimentos, sobre todo en las frutas y consumido de esta forma, es saludable.
Sin embargo, la ingesta de azúcar añadida, sobre todo en exceso, está
relacionada con sobrepeso y obesidad, y a largo plazo, con diabetes, colelitiasis
(cálculos en la vesícula biliar), enfermedades cardiovasculares y caries
dental, cuando la higiene bucal es deficiente.

Por
cada vaso diario de jugo y bebidas azucaradas, el riesgo de desarrollar
diabetes aumenta en un 10%.

Las
recomendaciones sobre el consumo de azúcares varían según la edad. La OMS
aconseja que ésta no exceda del 10% de los requerimientos de energía del
individuo. En los mayores de 14 años y adultos, la ingesta de azúcares se debe
limitar a 100 kcal/día en mujeres y 150 kcal/día en hombres.

Los
niños menores de dos años cubren sus requerimientos diarios con los azúcares
que contienen los alimentos que habitualmente consumen tales como leche,
fórmulas lácteas, frutas y cereales, por lo tanto, no se debe añadir azúcar a
las comidas de los niños.

 

Recomendaciones
para controlar el consumo de azúcares

°
Lactancia materna exclusiva hasta los seis meses

°
Consumir preferiblemente frutas frescas

°
Limitar el consumo de dulces (caseros, industriales y otros)

°
Disminuir el consumo de productos que combinen azúcares con grasas (pastelería)

°
No mezclar los alimentos dulces con los salados en la alimentación de los niños
para evitar la adaptación del paladar al dulce.

°
Evitar la ingesta de dulces entre las comidas

°
No agregar azúcar a la leche o a los jugos de frutas naturales

°
Tomar agua cuando se tenga sed en lugar de bebidas y gaseosas azucaradas

°
Vigilar la cantidad de azúcar contenida en los alimentos para promover un
consumo saludable

°
Leer la etiqueta con información nutricional y seleccionar alimentos bajos en
azúcar

°
Hacer ejercicio y practicar algún deporte constituye una excelente oportunidad
para divertirse y cuidar de la salud (física, psíquica y social) al mismo
tiempo 

Cuidado con el
azúcar en casa


Si en la lonchera de su hijo, de lunes a viernes, coloca un cuartico de jugo
envasado, el niño ingerirá 600 gramos de azúcar al mes. Si acompaña el jugo con
una galleta dulce, sumará 200 gramos más al mes. Por estos alimentos, una vez
al día, su hijo recibirá 800 gramos de azúcar al mes y en un año, solo por
estos dos alimentos estaría ingiriendo 9,6 kilos de azúcar.


Si en las mañanas, usted toma una taza de café con leche con dos bolsitas de
azúcar (8 gramos) y en la tarde toma otra taza de café, estaría consumiendo 16
gramos de azúcar al día. Si además en el almuerzo consume medio litro de jugo
pasteurizado que contiene 38 gramos de azúcar, diariamente ingerirá 54 gramos
de azúcar y en un año aproximadamente, 20 kilos de azúcar.

 

Prefiera
alimentos naturales que contengan menos azúcar

Tenga mucho
cuidado, el exceso de azúcar le hace daño a su salud
. Recuerde que
pequeñas medidas en la selección y preparación de los alimentos, reducen la
cantidad de azúcar y traen grandes beneficios para la salud. La reducción del
consumo de azúcar libre tanto en niños, adolescentes y adultos, deberían formar
parte de las estrategias destinadas a reducir el sobrepeso y la obesidad. Desde
la niñez hay que vigilar el azúcar oculto en los alimentos para prevenir
enfermedades y lograr una juventud prolongada saludable.

 

 

 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.