COMPARTE

El Adviento es el primer período del año litúrgico cristiano, que consiste en un tiempo de preparación para el nacimiento de Cristo. Su duración puede variar de 21 a 28 días, dado que se celebran los cuatro domingos más próximos a la festividad de Navidad. Los fieles lo consideran un tiempo de reflexión y perdón.

Durante este tiempo, se coloca en las iglesias y también en algunos hogares una corona de ramas de pino, llamada “Corona de Adviento”, con cuatro velas, una para cada domingo. Representa un escenario religioso diferente. Primer domingo: la vigilancia en espera de la venida del Señor; segundo: la conversión, nota predominante de la predicación de Juan Bautista;   tercero: el testimonio, que María, la Madre del Señor, vive, sirviendo y ayudando al prójimo y el cuarto: el anuncio del nacimiento de Jesús hecho a José y a María. Hay una pequeña tradición de este tiempo: a cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.

En estos tiempos de crisis jamás vivida en Venezuela, sería interesante que todos los líderes públicos y privados, así como los religiosos hagan un gran esfuerzo por sembrar y abonar en todo este período y para siempre esas cuatro virtudes necesarias e indispensables para el progreso, tranquilidad y crecimiento humano.

Este tiempo de Adviento tiene tres finales muy claros:
– Recordar el pasado: celebrar y contemplar el nacimiento de Jesús. El Señor ya vino y nació en Belén. Esta fue su venida en la carne, lleno de humildad y pobreza. Vino como un hombre entre los hombres. Esta fue su primera venida.
– Vivir el presente: Se trata de vivir en el presente de la vida diaria la “presencia de Jesucristo” para todo el mundo. Vivir siempre vigilantes, marchando por los caminos del Señor, en la justicia y en el amor.
– Preparar el futuro: Se trata de preparar para la Parusía o segunda venida de Jesucristo en la “majestad de su gloria”. Entonces vendrá como Señor y como Juez de todas las naciones, y premiará con el Cielo a los que han creído en Él; vivido como hijos fieles del Padre y hermanos buenos de los demás. Se espera su venida gloriosa que traerá la salvación y la vida eterna sin sufrimientos.

Un año más. Está cerca la Navidad, al nacimiento de Nuestro Señor Jesús. Los fieles se preparan para recibir la luz que de nuevo iluminará el mundo. Esta preparación se realiza durante el Adviento, tiempo en el que se debe preparar el espíritu de cada persona para el Nacimiento del Niño Jesús, figura central de la Navidad.

El término “Adviento” viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia. El sentido de esta temporada es avivar en los creyentes la espera del Señor.

Es bueno recordar que todos los años, durante este tiempo también se festejan dos importantes celebraciones relacionadas con la Virgen María. La primera de estas importantes citas es el día 8 de Diciembre. En esta fecha se conmemora que la Virgen María, a diferencia de los demás seres humanos, como futura madre de Cristo, no fue alcanzada por el pecado original, sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado. Es el Día de la Inmaculada Concepción. La segunda es el día 12 de Diciembre, día de la Virgen de Guadalupe. Durante esta celebración se festeja la aparición de Nuestra Señora de Guadalupe al indio San Juan Diego y a su tío Juan Bernardino en el año 1531. En este día se conmemoran las apariciones marianas de la imagen de la Virgen de Guadalupe en México.

En esta preparación espiritual tienen un papel fundamental las velas y las coronas. Herramientas que se emplean cada domingo de Adviento para preparar el cuerpo y el alma de todas las personas para la llegada del Salvador Jesús.

Las cuatro velas  suelen ser colocadas en una corona conocida con el nombre de Corona de Adviento. Esta tradición está actualmente muy extendida por parroquias y hogares en el mundo cristiano.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor

Las coronas para Adviento pueden estar adornadas por algún tipo de vegetación verde. Estas ramas a través de su color trasmiten la esperanza que debe nacer en cada corazón por la proximidad del nacimiento del Niño Jesús, la Navidad. Esperanza en la vida eterna que será alcanzada por la Redención de Jesús. Y, por supuesto, esperanza en Dios Todopoderoso que en su inmensa gloria perdona los pecados de los mortales.

Las coronas suelen tener una forma circular. Con esta forma sin principios ni fin, lo cual transmite el amor infinito de Dios. También recuerda que se debe emular a Jesucristo extendiendo su amor y misericordia a todos los prójimos.

Las velas y la corona de Adviento, además del Cirio Pascual para Semana Santa, son uno de los consumibles litúrgicos más importantes de cualquier parroquia.

En la actualidad se están empleando dos combinaciones de colores; la primera y quizá la más popular, es aquella en la se ponen cuatro velas, cada una de ellas en uno de los cuatro colores litúrgicos, es decir, una roja, una verde, una morada y una blanca. La segunda opción es poner tres velas moradas y una color rosa. Esta última significa el gozo, la cual se enciende el tercer domingo, el Guadete. Es el nombre que recibe el tercer domingo de Adviento en el calendario litúrgico.

Es un período del Año Litúrgico lleno de esperanza, por la proximidad del Nacimiento de Jesús y de arrepentimiento de los pecados y el cumplimiento de la penitencia. El color litúrgico es el morado ­–como fue señalado en párrafos anteriores–, como símbolo de penitencia. El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.

Se puede hablar de dos partes del Adviento. Primera Parte: desde el primer domingo al día 16 de Diciembre, con marcado carácter escatológico. De la escatología o relacionado con esta parte de la teología. Segunda parte: desde el 17 de Diciembre al 24, es la llamada “Semana Santa” de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la venida de Jesucristo en la historia, la Navidad.

Las lecturas bíblicas de este tiempo de Adviento están tomadas sobre todo del profeta Isaías (primera lectura), también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazaret son los modelos de creyentes que la Iglesia ofrece para la venida del Señor Jesús.

También en estos días se coloca el pesebre, signo de sencillez, y se arma el Árbol, símbolo de la vida.  Todos estos gestos externos son muy hermosos, pero solo “ruido” si se recuerda día a día lo esencial que Cristo no se cansa de nacer una y otra vez en cada uno de los corazones de las personas, con todo lo que eso implica.

Adviento, más que nada, es tiempo de dar y recibir. Es tiempo de perdonar y de enmendar. Es tiempo de confiar en que la semilla del Yo divino, hace rato que ha empezado a germinar.

 

COMPARTE
Chichí Páez
Dilatada experiencia académica universitaria. Más de veinte años en la industria privada, complementada como Consultor Organizacional. Productor y director del micro-programa "Gerencia en Acción" que se transmite diariamente por Universitaria 104,5FM. Sub-Director de la Revista Digital entorno-empresarial.com
Artículo anterior¿Cayó la MUD en una trampa?
Artículo siguienteDecisiones

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.