COMPARTE

La migraña, ese dolor perenne dolor de cabeza, aunque tiene causas hereditarias, puede controlarse. Además del tratamiento farmacológico, es vital el estilo de vida. Evitar los alimentos procesados, el exceso de chocolate, el alcohol y buen manejo del estrés, son algunas de las claves.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la migraña suele aparecer en la pubertad y afecta por lo general al grupo entre los 35 y los 45 años de edad, resultando dos veces más frecuente entre las mujeres que entre los hombres. Y es la octava enfermedad más discapacitante en el mundo.

Dra. Mireya Gil, neuróloga, especializada en migraña y demencia, con ejercicio en el Hospital Domingo Luciani, de Caracas, explicó durante el programa Por Tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes, de 11:30 a 12:30pm, que este trastorno se manifiesta en ataques de dolor de cabeza (cefalea), episódicos y recurrentes, de intensidad moderada-grave. Y suele acompañarse de síntomas neurológicos o gastrointestinales como trastornos visuales e inclusive auditivos, además de náuseas o vómitos.

El 40% de los pacientes presenta más de un episodio al mes de más de 24 horas de duración de moderada a severa intensidad.

Las causas que la desencadenan no han sido determinadas con exactitud. Se cree que es debida a factores hereditarios, y en un alto porcentaje de los casos a una anormalidad en los niveles de un químico importante, llamado serotonina. Durante un episodio de migraña, los cambios en la serotonina afectan los vasos sanguíneos en el cerebro provocando dilatación y relajación anormal. Estos cambios en el flujo sanguíneo podría modificar el suministro de oxígeno al cerebro, lo cual puede desencadenar en un evento cerebrovascular.

 

Se diferencia del dolor de cabeza, porque los episodios son más prolongados, en que se afecta un solo lado, bien sea el derecho o izquierdo extendiéndose al mismo lado de la cara. Y el dolor de cabeza, en un 80 por ciento se instala sin ninguna de las manifestaciones descritas.

Un buen manejo del estrés y de la ansiedad, procurar ejercitarse en lugares al aire libre, donde se pueda distraer; buscar y mantener los vínculos de relaciones sociales, como también una buena higiene del sueño, como evitar utilizar las tabletas o celulares en la habitación -sobre todo- a oscuras, además de procurar el televisor una hora antes de irse a dormir, son las recomendaciones que suministró la doctora Gil, quien aconsejó la oración y buscar de Dios, como alivio espiritual.

Explicó que el diagnóstico de esta patología se hace a través del examen clínico y electroencefalograma para verificar si hay alguna irritación cerebral. En cuanto al tratamiento, aunque se puede utilizar antiinflamatorio no esteroideos, es preferible mantener contacto con el médico, porque si el dolor no desaparece pudiera estarse presente de alguna otra patología cerebral.

Más detalles de la entrevista completa, por nuestra página web www.el-carabobeno.com o por nuestra canal youtube, colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.