Después de 19 meses desde que reapareció la difteria en Venezuela, sigue propágandose esta epidemia, al igual que el sarampión y hasta ya atravesó fronteras.

Ya los alertas van por el número 19 sobre la difteria en Venezuela en este 2018. Según la Red Defendamos la Epidemiología Nacional: 97,14% de los casos confirmados en el continente con una tasa de letalidad acumulada de 14,5 %. La Organización Panamericana de la Salud informó esta semana que el país tiene el registro de mil 602 casos sospechosos de difteria: 324 en 2016, 1.040 en 2017 y 238 en 2018, de los cuales 976 fueron confirmados y 142 corresponden a personas fallecidas.

Pero, a pesar del tiempo de la epidemia, los insumos no han sido reabastecidos. “La vacuna es lo que previene la afección, o la aplicación de antimicrobianos y antitoxina diftérica en los enfermos. Además, a muchos pacientes no se les ha puesto la ATD porque no está disponible en los hospitales, o se les indica en bajas dosis o muy tarde, según se revela entre colegas”, denuncia la Red Defendamos la Epidemiología.

El sarampión sigue propagándose. El 14 de abril la Organización Panamericana de la Salud reportó que en el país había 279 casos confirmados. Pero, los pediatras de forma extraoficial elevan esa estadística.

Cerca de 200 casos de niños con los síntomas de la enfermedad hay en el Hospital pediátrico Elías Toro, desde diciembre de 2017. Lamentable, cuando se previene con vacunación. En el J. M. de los Ríos hay 158 confirmados por pruebas de laboratorio. El cerco epidemiológico traspasó las fronteras de Catia y ahora está en Caracas y en las ciudades satélites del estado Miranda.

Y la epidemia avanza, mientras se desarrolla una jornada nacional de inmunización que se extenderá hasta el 13 de mayo, pero muy criticada, ya que se empezó muy tarde. “Ratifica la deficiencia del sistema de salud. Se debe hacer todos los días”, criticó un infectólogo del pediátrico Elías Toro.

Se trata de una afección que se relaciona con la pobreza. Según la encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana 2017. 54% de los niños de una muestra de 6.168 hogares no tenían la primera dosis contra el sarampión y a 30% les faltaba la difteria.

Además, se prometió vacunar a 9 millones de venezolanos y prevenir 14 enfermedades; sin embargo, la ONG Médicos Unidos por Venezuela alertó que 89% de los niños menores de 5 años no podrán obtener la pentavalente que se administra a los 18 meses de edad, la cual protege contra difteria, tosferina, tétanos, poliomielitis e infecciones ocasionadas por Haemophilus influenzae tipo b.

Se anunció la existencia de tres millones de vacunas difteria-tétanos para personas entre 19 y 39 años, pero según el Instituto Nacional de Estadísticas hay 17.3 millones de venezolanos con esas edades. Se dejaría al 80% de esta población sin inmunizar.

También, denuncia la red que al dejarse de aplicar la vacuna trivalente viral contra sarampión, rubeola y parotiditis y se decidiera solo por la bivalente, se desprotege al niño ante una parotiditis. De esta vacuna se entregarían cuatro millones 100 mil dosis para personas entre 6 meses y 15 años de edad. Según el INE hay 8.7 millones de venezolanos en esas edades, es decir, solo 47% recibirá su dosis.

También se alerta de casos de AH1N1 y se ventila el caso del niño de nueve meses de nacio en el J.M. de los Rios. Proveniente de Antimano y permanece en cuidados intensivos. De acuerdo con la Red, este virus viene circulando desde el 2016. Aunque no reportan casos de mal de chagas y la difteria ha disminuido.

Con información de El Nacional

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.