COMPARTE
Dayrí Blanco

Herles Contreras se pasea por las comunidades de Carabobo y ve números en los cables enredados entre sí. Él ve más allá que el señor de la bodega, el taxista y el estudiante. No se trata solo de una imagen con los postes de electricidad a un lado, un bombillo medio colgado, vegetación entrelazada con los ramales improvisados y el cielo de fondo. Es el 80% del consumo de megavatios en el estado y que se deriva de conexiones ilegales. 

Como trabajador y sindicalista de Corpoelec maneja cifras recientes. En 185,71% se ha incrementado el consumo en el estado durante los últimos dos años, al pasar de 700 a dos mil megavatios diarios, de los que mil 600 corresponden a un servicio por el que no se recibe el pago de la tarifa. En las horas pico se registran números mayores, detalló Contreras. Mil 500 megavatios son consumidos por día, 275% más que hace año y medio. 

Pero lo más grave es todo lo que se deja de recaudar mensualmente. La tarifa plana para zonas populares y medias es de 21 bolívares. Es un monto fijo cuyo ajuste se hace necesario. 

Tampoco desde el Ejecutivo se han hecho las inversiones necesarias. En Planta Centro aún persiste la inoperatividad. El martes se intentó arrancar una de las cinco unidades pero se contamino con cloruro. En El Guri funcionan 15 de 20 turbinas, y en Tacoa tres de las cinco plantas están en mantenimiento.  




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.