COMPARTE

Altagracia Anzola

Un hombre y una mujer perdieron la vida durante un hecho de tránsito que terminó en disparos, la noche de sábado en la autopista Francisco Fajardo, a la altura del distribuidor La Araña, cuando los ocupantes de un vehículos efectuaron disparos contra el chofer de un camión que les hizo un reclamó por una mala maniobra en la vía. 

Germán Eduardo Ojeda Martínez, de 40 años de edad, fue una de las víctimas fatales de este hecho que se registró en la autopista. Conducía un camión Ford 350 blanco, placas A70BW1G, cuando fue embestido por los tripulantes de un Chrysler Neon, negro, quienes hicieron una mala maniobra al volante. 

Ojeda se mostró indignado por la situación y desde su camión les gritó a los hombres que en respuesta, le dirigieron insultos hasta que uno de ellos asomó por la ventanilla un arma de fuego y le disparó. 

El conductor del camión 350 fue herido y perdió el control del volante, colisionando fuertemente contra otro carro particular que era conducido por Carmen Orozco, quien murió a consecuencia del accidente vial. Los responsables de los disparos se dieron a la fuga. 

Este fin de semana fueron ingresados 42 cadáveres a la morgue de Bello Monte, en Caracas. Una de las víctimas fue Winder Quinchoa, de 22 años, muerto al recibir disparos en la calle Primero de Mayo en Carapita, a las 11:30 de la noche del sábado. 

Un familiar que estaba en la medicatura forense contó que Quinchoa era mototaxista en Carapita. Estaba en el barrio viendo el juego entre Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes. Cuando terminó el encuentro salió a comprar comida en su moto, por la calle pasaron disparando y recibió un tiro en la espalda. Los mismos vecinos lo llevaron a un hospital pero falleció. 

Bala perdida mató a joven en Antímano 

Una bala perdida durante un tiroteo entre bandas acabó con la vida de Elvis Bernabé Rojas Yépez, de 26 años, laico de la Iglesia Católica perteneciente a un grupo del Camino Neocatecumenal, cuando salía de una misa en la capilla Nuestra Señora del Carmen, en el sector Las Cumbres, en Antímano. 

Rojas era encargado de la formación de la cuarta comunidad neocatecumenal de Las Cumbres, era salmista y formaba parte del coro de la iglesia. Cada sábado se reunían desde las 7:00 de la noche hasta las 9:00 p.m., cuando finalizaba el encuentro con la celebración de la Eucaristía. 

Este sábado cuando salieron de la misa, quedaron en medio de una balacera. El grupo de jóvenes y líderes católicos acababan de salir de la capilla. Rojas era el que tenía las llaves y estaba a cargo de cerrarla. En eso estaba cuando se produjeron los impactos y uno lo alcanzó en el pecho. 

Su hermano Esaud Rojas dijo que cuando salieron notó el ambiente tenso. Había mucha gente en la calle y unos hombres extraños en la esquina. Él le dijo a su hermano que se apurara para marcharse rápido y se le adelantó una cuadra mientras los esperaba. “Escuchamos como 20 tiros y cuando me di cuenta ya lo habían herido”, comentó. 

Entre los muchachos estaba también el cura de la capilla quien lo ayudó cuando, el salmista fue subido al carro de un tío para llevarlo al hospital Miguel Pérez Carreño, pero cuando llegaron ya estaba muerto. 

Al parecer quienes dispararon fueron miembros de una banda que salió de un callejón y abrieron fuego contra otros sujetos que estaban en una esquina. No hubo más heridos. 

Elvis Rojas, era técnico medio en Informática y trabajaba en el banco BOD del centro comercial Plaza. No tenía hijos y era el mayor de tres hermanos. 

Detenida madre por la muerte de su bebé

En la morgue también estaba este lunes la abuela de Valentina Algueta, de 3 meses de nacida, esperando que el cadáver de la pequeña fuera llevado hasta esa dependencia para practicarle una autopsia que determine su causa de muerte. 

La niña vivía con sus padres en el sector El Tamarindo, en Guarenas, pero la noche del sábado ellos la ingresaron en el hospital Domingo Luciani, donde murió. No supieron explicar lo que le había sucedido, pero su abuela materna indicó que tenía hematomas en el cuerpo y según arrojaron las placas que le tomaron, tenían fracturadas dos costillas. 

Contó que su hija, madre de la niña fue detenida por funcionarios del Eje Este de Homicidios del Cicpc, mientras se determina lo que ocurrió y que el padre de la bebé que estaba con ella en el hospital desapareció. Contó que el hombre tenía problemas de consumo de droga y sospechan que la golpearon. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.