COMPARTE

EFE        

 La principal patronal
de Venezuela, Fedecámaras, aseguró este lunes que los empresarios del sector
privado están dispuestos a acompañar al Gobierno en la toma de decisiones
económicas “fuertes” siempre y cuando se realicen
“reformas” que permitan que la producción fluya.

“Cuando (…) hablamos que le tendíamos la mano al
gobierno nacional y al presidente de la república y que estamos dispuestos a
compartir con ellos la toma de decisiones que sean fuertes, esto es siempre y
cuando tengan la reforma que el empresariado requiere para poder salir
adelante”, dijo el nuevo presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez.

El representante de la patronal explicó que “si no se
hacen las reformas necesarias” en un conjunto de normas que se han creado en
los últimos años, la empresa privada no podrá “acompañar” al Gobierno
ni “destrancar (destrabar) el juego”.

Martínez señaló que el Gobierno de Nicolás Maduro no puede,
además, seguir calificando al empresariado privado como “delincuente”
ni confiscando sus bienes a través de fiscalizaciones “discrecionales y
agresivas” que las llevan incluso a su cierre.

“No puedes seguir atacando la capacidad productiva del
país y pretender después exigirle al empresariado que se corresponsabilice
contigo porque no hay producción y porque los anaqueles no tienen los productos
necesarios”, dijo.

Asimismo, reiteró que “la gran mayoría de las
empresas” tiene severos problemas de inventarios y no tienen capacidad de
reposición de sus productos pues no pueden vender y tener las rentabilidades
adecuadas.

Fedecámaras ha solicitado, al Gobierno e incluso ante el
Tribunal Supremo de Justicia la nulidad o reforma de algunas normas hechas en
los últimos años como la Ley de Precios Justos que establece ganancias sobre
los costes no mayores al 30 % pues, asegura, “atenta contra las libertades
económicas” consagradas en la Constitución.

Además, los empresarios han pedido una flexibilización del
sistema de control de cambios que opera desde 2003 y que deja en manos del
Estado la administración de las divisas, que son asignadas a tres tipos de
cambio distintos dependiendo del objeto que tengan.

Otra norma que también ha sido objeto de críticas por parte
de los empresarios es la Ley del Trabajo, aprobada en 2012, que reduce la
jornada laboral a 40 horas semanales y estipula el disfrute obligatorio de dos
días de descanso consecutivos, lo que según la patronal, afecta más a los trabajadores
que a las empresas.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó a
Fedecámaras de hacer una “guerra económica” contra el país en
complicidad con Estados Unidos y la oposición venezolana y los responsabiliza
de especular con los precios, de causar una “inflación inducida” y de
acaparar productos básicos que en la actualidad escasean.

El Banco Central de Venezuela no ha informado los números de
los indicadores económicos desde el cierre de 2014, cuando anunció que la
inflación cerró en casi un 70 % y con una contracción del PIB durante los tres
primeros trimestres del año.

Mientras, los venezolanos ven subir los precios de todo tipo
de productos cada semana y el dólar negro paralelo ya se ubica en más de 600
bolívares.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó el miércoles
pasado que Venezuela tendrá una tasa de inflación superior del 100 % en 2015 y
que ahondará su recesión hasta el 7 % este año, en el marco de una política
macroeconómica que considera “insostenible”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.