COMPARTE

Altagracia Anzola

Como Lino Alberto Torres Medina (24) y Julio Placencia (23) fueron identificados los dos cuerpos hallados la mañana del jueves en el empalme de la autopista Sur Caracas con Francisco Fajardo, debajo del distribuidor La Araña.  

Carmen Medina, madre de Torres, contó que su hijo desapareció la noche del miércoles a pocos metros de su casa, cuando compartía con Julio Placencia, su amigo y vecino de la infancia, en el barrio Niño Jesús, kilómetro 3 de la vía a El Junquito, donde vivían.  

Ese día, Lino Torres, estudiante del 5to. semestre de Administración Gerencial en el Instituto Universitario de Profesiones Gerenciales (IUPG), en La Hoyada, celebraba porque temprano aprobó una entrevista laboral para ingresar en la compañía Manaplas. Tenía varios meses desempleado y por esa razón, paralizó sus estudios el año pasado.  

Su madre y familiares se enteraron de su muerte a través de los noticieros, cuando vieron las características de los cuerpos encontrados en la autopista con tiros en la cabeza. Ambas víctimas fueron despojadas de sus pertenencias.  

Medina dijo que su hijo no tenía problemas con nadie. Los encontraron sin zapatos, con tiros de gracia, golpes en las piernas y sus franelas cubriéndoles el rostro. Ninguno de los dos tenía vehículo, por lo que sospechan que fueron sometidos y secuestrados en el mismo barrio.  

A juicio de la mujer, estos crímenes son producto de la descomposición de la sociedad y desintegración de las familias. “Hay demasiado violencia”. El muchacho era el único varón de cinco hermanos y tenía a su novia embarazada.   

Muerto tras discusión de tránsito

Elisaúl Saucedo, de 26 años de edad, fue asesinado de dos disparos en la cabeza la mañana del miércoles, cuando discutió con otro motorizado por un problema de tránsito, en la parada del Puente Baloa, Petare. Falleció en el hospital Domingo Luciani, en El Llanito. 

Familiares del mototaxista contaron que Alvarado se fue a los golpes con el motorizado cuando discutían por un roce entre ambas motos. El sujeto se marchó y a los 20 minutos regresó con un arma de fuego con la que le disparó cuando estaba de espaldas. 

Mientras el delincuente huía, los compañeros de trabajo de la víctima lo trasladaron hasta el hospital, donde murió a las 2:00 a.m. del día siguiente. Los médicos le dijeron a familiares que no podían operarlo debido a la gravedad de la herida y que estaban asombrados por el tiempo que resistió con vida. 

Saucedo tenía una cadena de plata que le regaló su pareja y al parecer, cuando era trasladado al hospital se la robaron, además del dinero en efectivo que tenía en el bolsillo. Vivía en Barrio Unión, en Petare, y tenía dos hijos.  




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.