COMPARTE

Reuters

Un menú de la última cena servida a
los pasajeros de la primera clase que viajaban en el Titanic antes de que el
transatlántico de lujo hundiera en 1912, se
subastó el sábado pasado en 118.750 dólares
en Texas.

En tanto, un par de matrículas de la
limusina que llevó al presidente John F. Kennedy se vendió en 100.000 dólares.

El
menú del Titanic era parte de una colección de escasos artículos que
sobrevivieron
a la zozobra del buque y que fueron
subastados por Heritage Auctions en Dallas.

El menú y las matrículas fueron
vendidos a coleccionistas que solicitaron no ser identificados.

Empleados de la casa de subastas
dijeron que el menú del Titanic es el
único que se sabe que existe
de la cena del 14 de abril de 1912, en el que
se detalla que los pasajeros más acomodados comieron ostras, filete miñón, pato
asado y otras delicias, además de pudín Waldorf y duraznos en gelatina
chartreuse.

Las
matrículas de la limusina de Kennedy habían sido arrojadas a la basura de una
compañía de Cincinnati
que modificó el vehículo luego del
asesinato. El dueño de la empresa, Willard Hess, las recuperó y las guardó
entre dos libros en una biblioteca.

La hija de Hess, Jane Walker, heredó
las matrículas y las mantuvo en un cajón de su cocina durante décadas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.