COMPARTE

EFE

El Valencia sumó ante el Gante tres puntos vitales en su
lucha por pasar a la siguiente ronda, tras imponerse por 2-1, en un encuentro
el que pudo golear en la primera parte pero que finalmente sacó adelante
gracias a un gol en propia puerta del conjunto belga a un cuarto de hora del
final.

En el primer periodo el Valencia fue muy superior al Gante y
mereció, por juego y ocasiones, dejar el partido finiquitado
, pero un despiste
defensivo en los minutos finales permitió a su rival empatar y deslucir el gran
trabajo de los valencianistas.

Desde los primeros minutos se vio a un Valencia muy
agresivo, con una buena presión, que le permitió recuperar muchos balones y
generar peligro por las bandas, donde un entonado Feghouli y Santi Mina
desbordaban una y otra vez a los defensas del campeón belga.

El punta gallego tuvo las primeras oportunidades para
inaugurar el marcador, pero ese honor le correspondió al internacional argelino
que, de tacón, marcó el 1-0 tras un gran centro de Cancelo desde la banda
derecha.

El atrevido planteamiento del Gante fue bien aprovechado por
el Valencia, que impuso su línea medular y coleccionó ocasiones para ampliar su
renta pero se topó con el meta Matz Sels, cuya soberbia actuación privó al
conjunto español de marcar el tanto de la tranquilidad.

En el tramo final del primer acto, el Gante sacó petróleo de
su ocasión más clara, tras un fallido despeje acrobático de Santi Mina que
aprovechó Foket para de un espectacular zurdazo, batir a Doménech e igualar de
manera sorprendente el choque
justo antes del descanso.

A pesar de que el Valencia reanudó el duelo con una
clarísima ocasión de Alcácer su juego no fue ni por asomo el de la primera
mitad. Sin claridad de ideas ni fluidez, la impaciencia de Mestalla tampoco
contribuyó a que los de Nuno se metieran en el partido.

El Gante no renunció a un premio mayor y suyo fue el dominio
durante buena parte del segundo periodo aunque no puso en apuros la meta
valencianista.

Si en la primera parte el Gante marcó sin merecerlo en la
segunda fue el Valencia quien lo consiguió, en una afortunada jugada en la que
un centro de Joao Cancelo se estrelló en el larguero y el rechace le cayó a
José Luis Gayá cuyo disparo dio en el cuerpo de Mitrovic y se alojó en el fondo
de la portería belga.

Tras el tanto, el partido se abrió y ahí apareció la figura
de un hasta entonces inédito Jaume Doménech, que evitó el empate al rechazar un
disparo a bocajarro de Matton tras aprovechar un grave error de Santos en el
área local.

Ni los arreones del Gante ni los contraataques del Valencia
dieron su fruto y el equipo valenciano sumó un triunfo importantísimo en sus
aspiraciones de acabar entre los dos primeros del grupo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.