COMPARTE

Reuters

“Dios proveerá”, dijo hace un año el presidente de
Venezuela, Nicolás Maduro, esperando que los precios del petróleo se
recuperaran y llegaran los dólares para cumplir con millonarios pagos de deuda
externa.

Aunque el barril de crudo siguió deprimido y los ingresos por exportaciones petroleras
llegaron a cuentagotas
, el gobierno socialista honró el año pasado con
mucho esfuerzo el pago de 10 mil 500 millones de dólares, recurriendo a las
reservas internacionales, que quedaron en mínimos de 12 años.

Pero este año, Maduro tiene aún más motivos para apelar a su
fe: su Gobierno debe pagar unos 9 mil 500
millones de dólares
, entre vencimientos e intereses de deuda externa, y el
monto representa más de la mitad de sus reservas, según datos de Thomson
Reuters.

Para empeorar las cosas, el mercado de opciones a futuro del
crudo -la mayor fuente de divisas del país- sugiere que el desplome del precio
aún no toca fondo.

“Estamos frente a una crisis, una verdadera
crisis”, admitió Maduro esta semana durante un acto transmitido por la
televisión estatal en el que modificó su gabinete y anunció que presentaría en
pocos días “un plan de emergencia económica”.

“No hay ninguna perspectiva que a corto ni a mediano
plazo (el mercado petrolero) mejore y eso ha afectado el ingreso del 70 por
ciento de las divisas”, apuntó el presidente.

Venezuela, que produce casi solamente petróleo e importa el
resto de sus insumos y lo que consume, tiene en sus arcas 16 mil 000 millones
de dólares. Y eso pese a que en el 2015 su filial en Estados Unidos emitió
deuda y aceptó con descuento un pago anticipado por la venta de crudo a países
caribeños.

La cesta venezolana de crudo y derivados, cuyo precio cayó a
la mitad el último año, cotizó esta semana a 27,87 dólares por barril.

De mantenerse el precio del crudo local por debajo de 40
dólares, los analistas temen que a
Venezuela no le alcance para cumplir con el pago de deuda
si el Gobierno no
pone más disciplina y minimiza los gastos en dólares.

“A 35 dólares por barril las reformas son necesarias para evitar un incumplimiento. De otra
forma, la situación es insostenible”, dijo la firma Síntesis Financiera en
un reporte, donde sugirió flexibilizar controles de cambio y precios.

China ha financiado con préstamos a Venezuela para importar
productos y es posible que Caracas busque más apoyo financiero de su aliado
ideológico este año. Hasta ahora, Pekín no ha prestado dinero a Venezuela para cancelar
obligaciones de deuda.

Compromiso Inminente

El primer dolor de cabeza llegará en febrero. Venezuela debe
cancelar unos 2 mil 000 millones de dólares en servicios de deuda externa.
Según cálculos privados, en las arcas del Banco Central (BCV) hay apenas unos 2
mil 400 millones de dólares en efectivo.

El resto de los ahorros que tiene el BCV están invertidos en
lingotes de oro, que puede transformar temporalmente en dinero líquido si
repite operaciones financieras como unos canjes realizados el año pasado.

Pero el valor de las reservas
de oro también se ha reducido con el
retroceso de un 10 por ciento
del precio del metal en 2015. En ese mismo
período, Venezuela retiró además parte de los ahorros que mantiene en el Fondo
Monetario Internacional (FMI) para mejorar la liquidez.

Con cada vez menos margen de maniobra, una opción que tiene este año el Gobierno es
volver a reducir las importaciones para priorizar
los pagos de deuda
externa.

Pero esa medida profundiza la escasez en las tiendas y
comprometería el apoyo popular del oficialismo en las elecciones regionales de
fines de año, después que el malestar por la crisis contribuyó a una derrota
electoral en diciembre.

Maduro y su equipo
aseguraron en las últimas semanas ser víctimas de un “bloqueo
financiero”
provocado por opositores y factores externos que les
impiden renegociar o emitir más deuda.

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que tiene los
pagos más pesados a fin de año, está estudiando proponer un canje a tenedores
de sus bonos, dijo su presidente en noviembre

Desde el 2014 la empresa está previendo alargar vencimientos
de sus títulos para el 2018 y 2019, pero hasta fines del año pasado el mercado
no había recibido ninguna oferta concreta, dijo una fuente del sector
financiero.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.