ajuste de cuentas
Foto Referencial
COMPARTE

A la orden de la Fiscalía fue puesto William Gabriel López Amador (23), desempleado, quien intentó envenenarse después de quitarle la vida a su hijo de 3 años, por venganza contra su pareja que decidió abandonarlo por los maltratos que recibía.

El martes los vecinos del barrio El Tamarindo, en El Valle, notificaron a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) porque escucharon ruidos y gritos provenientes de la casa sin número donde vive López Amador.

Al acudir los oficiales, encontraron el cuerpecito inerte de William López, y al padre inconsciente. El niño había sido envenenado, golpeado y abusado. El hombre ingirió una sustancia tóxica para quitarse la vida pero no logró.

Los vecinos vieron cuando sacaban el cuerpo del hombre envuelto en una sábana, pensaban todos que estaba muerto, pero en el hospital comenzó a convulsionar. Lo habían llevado al hospital de Coche, pero no lo atendieron por falta de insumos, luego a Los Magallanes de Catia, tampoco había insumos, en el hospital Vargas no había reactivos de toxicología y finalmente lo ingresaron al Pérez Carreño, donde lo reanimaron y se lo entregaron a las autoridades.

La madre del niño se había separado de William hace tres meses, porque el hombre era muy violento y también maltrataba a los pequeños. Al de dos años lo golpeó de tal forma que casi le desfigura el rostro. Ella lo denunció, estuvo preso y quedó bajo presentación periódica.

La mujer tenía que trabajar y dejaba bajo cuidado del hombre a los niños de 3 y un año, mientras el de dos años lo llevaba a la casa de la madrina. Como el hombre había prometido portarse bien, ella dejaba los pequeños en la casa del padre y en las tardes los recogía para irse a la casa de su madre.

-Pido a Dios que la muerte de ni nieto no quede impune, que el caso no lo tiren en la basura, clamó Carmen Hernández.

La hija de Hernández tenía cuatro años viviendo con el sujeto, a quien conoció mientras estaba embarazada de su primer hijo, y al nacer el bebé el hombre lo reconoció como suyo. Para intimidarla cuando ella se negaba a regresar con el le decía “te voy a dar donde más te duele”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.