Foto Carolina González

La tranquilidad de la mañana se interrumpió. El robo a uno de los vehículos de las decenas de personas que cada día acuden a la Zona de Naguanagua a ejercitarse cambió el panorama.

Cerca de las 7:30 de la mañana Indira Palacios llegó al lugar con su sobrino. El pequeño es miembro de la academia de atletismo Alí Oliveros que funciona en el estadio Misael Delgado, cerrado por la pandemia. Por eso cada día llegan a La Zona, donde reciben entrenamiento del profesor Gonzalo González.

Entretenida viendo al niño practicar no se dio cuenta de la llegada de un Renault Clio plateado, cuatro puertas con vidrios ahumados. Sus dos ocupantes vestían ropa deportiva, por lo que no sospechó nada.

Ese primer acercamiento para ella pasó desapercibido, pero luego le comentaron otras personas que uno de los sujetos golpeó su camioneta Tucson plateada, cuatro puertas. “Quizás probaban para ver si se activaba la alarma. Por eso cuando volvieron fueron directo hacia ella, la abrieron y se apoderaron de un bolso de mi sobrino en el que había un casco, unos guantines y un guante de béisbol. También se llevaron el bate y una pelota que teníamos guardados”.

Foto Carolina González

Cumplido el cometido los antisociales se retiraron a gran velocidad, al punto que casi atropellan a una señora que iba pasando por el lugar. Los presentes, además de las características del vehículo, lograron ver que la placa termina en 24H.

Preocupados, los presentes denunciaron que en los últimos tiempos se ha incrementado el número de incursiones del hampa. Hace una semana a otra señora también le abrieron el vehículo. También aseguraron que han visto personas en actitud sospechosa, que les hacen temer que en cualquier momento puedan ser víctimas del hampa. Así, se mantienen en grupos, resguardados en el acompañamiento mutuo.

Más seguridad

Al igual que Palacios, varias mamás llegan al lugar con sus hijos cada mañana. Allí entrenan con el profesor  González. El docente de la academia Alí Oliveros prepara a los niños pero también, en conjunto, ayudan a mantener las áreas aptas para el deporte. El cree que los desadaptados se aprovechan de la soledad matutina para cometer sus fechorías. El hizo un llamado a las autoridades policiales a que incrementen la vigilancia, para no tener que retirarse del lugar.

Foto Carolina González

Pero a La Zona también llegan personas a hacer ejercicios. En el gimnasio a cielo abierto o cerca de la tarima practican distintas rutinas.

En conjunto, pidieron al alcalde de Naguanagua, Gustavo Gutiérrez, mayor seguridad en el lugar. “Es un área que tenemos para mantenernos sanos y distraernos, no queremos que el hampa nos aleje de aquí”, dijo María de Utrera, quien a diario va al lugar buscando mantenerse en forma.

Julio Moreno es asesor del parque La Zona de Naguanagua. Tiene varios años en el sitio, los suficientes para saber que existe un proyecto de módulo policial para el lugar. El está consciente de las dificultades de concretarlo, no solo desde el punto de vista económico, sino por la escasez de funcionarios. Pero al menos pide que se incremente el patrullaje policial, que en un tiempo fue más permanente.

Los presentes tienen hoy un objetivo en común. Pedirle al alcalde que aumente la vigilancia en La Zona, su sitio de esparcimiento, un espacio para el deporte que no quieren perder.

Consultado sobre el caso, el comisionado Juan Carlos Aguilar Centeno, director de la Policía de Naguanagua, aseguró que aplicarán patrullajes matutinos en el lugar, para contrarrestar las incursiones del hampa en La Zona de Naguanagua.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.