banco central turco
El cambio de la lira se determina por la oferta y la demanda en el mercado libre. Foto: Archivo

La lira turca ha perdido este martes un 11% de su valor frente al euro y el dólar, el mayor desplome diario en varios años, lo que ha llevado al Banco Central a advertir contra los riesgos de hacer negocios en esta situación y recordar que podría llegar a intervenir si la volatilidad es excesiva.

Se observan evoluciones de precio poco sanas, que no son realistas y están completamente desvinculadas de las bases económicas, señaló el Banco en un comunicado.

La moneda perdió un 13% en la primera mitad del día, recuperó un 5% a continuación y volvió a bajar, para oscilar alrededor de 14,5 unidades por euro, una pérdida del 11%, al cierre de los mercados.

El Banco recordó en su nota que el cambio de la lira se determina por la oferta y la demanda en el mercado libre y que la institución “no se compromete con ningún nivel de cambio, aunque en ciertas condiciones puede intervenir contra una volatilidad excesiva, sin pretender una dirección permanente”.

El Banco considera necesario advertir a empresas y ciudadanos contra posibles pérdidas al hacer negocios con valores totalmente desvinculados de las bases económicas bajo condiciones de mercado extremamente volátiles, concluye el comunicado.

El Banco Central turco alerta contra especulación

La decisión del Banco Central, el jueves pasado, de reducir los tipos del interés hasta el 15%, cuando la inflación roza el 20 %, precipitó la caída de la moneda, que ha perdido ya un 37% de su valor en lo que va de año y que acumula una depreciación del 20% desde el martes pasado.

La caída de la lira inició su caída más reciente en la tarde del lunes, aparentemente en reacción a unas declaraciones del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en las que defendía los tipos de interés bajos, al tiempo que prometía “aplastar” a quienes usen “el mercado de divisas como pretexto falso” para subir los precios.

El encarecimiento del coste de vida es obvio en las tiendas de Turquía, donde algunos comerciantes aseguran que deben cambiar las etiquetas de precio “a diario”, porque también el coste de los productos locales depende del mercado de divisas, dado que el país importa numerosas materias primas, además de carburante y energía.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.