Foto: Referencial.

En cinco días Boca Juniors y River Plate se verán las caras por primera vez en una histórica final de la Copa Libertadores que, por si fuera poco, desde el año próximo dejará de definirse con partidos de ida y de vuelta.

El primer duelo del Superclásico será en La Bombonera el 10 de noviembre. El campeón se conocerá dos semanas después, el sábado 24, en el Monumental.

Será la tercera vez que Boca Juniors y River Plate se enfrentan en una final. La primera fue el 22 de diciembre de 1976 en la definición del Nacional (Liga argentina).

Ese día el Xeneize se impuso por 1-0 con un gol de Rubén ‘Chapa’ Suñé a los 72 minutos. El escenario fue el estadio de Racing, el Juan Domingo Perón, conocido como el Cilindro de Avellaneda.

La segunda vez que hubo un Superclásico en una final fue el 14 de marzo de este año en la Supercopa local, que enfrenta al campeón de la Copa Argentina (River Plate) con el de la Superliga (Boca Juniors).

Ese día el que celebró fue el Millonario, gracias a los goles de Gonzalo Martínez, a los 18 minutos, e Ignacio Scocco, a los 70.

Ahora el torneo en juego es la Copa Libertadores, el certamen de clubes más importante del continente.

Boca Juniors se consagró campeón en 1977, 1978, 2000, 2001, 2003 y 2007, y fue subcampeón en 1963, 1979, 2004 y 2012.

River Plate festejó en 1986, 1996 y 2015, y fue segundo en 1966 y 1976.

El Xeneize y el Millonario se vieron las caras en la semifinal de la Copa Libertadores de 2004.

En la ida, Boca Juniors ganó en la Bombonera por 1-0. En la vuelta el que se impuso fue River Plate por 2-1, forzando los penaltis, instancia en la que finalmente caería.

Ambos partidos se jugaron sin público visitante por temor a enfrentamientos.

Justamente algo que también hace histórica a la definición que comienza este sábado es que se estudia la posibilidad de que ambos partidos se jueguen con hinchas visitantes en los estadios, un asunto que divide al presidente argentino, Mauricio Macri, que apoya la entrada de seguidores adversarios, y los presidentes de los clubes, que se inclinan por no permitirlo.

Otro que en los últimos días se refirió a la importancia de este Boca-River fue el entrenador del Millonario, Marcelo Gallardo.

“El que salga vencedor tendrá la gloria absoluta y el que no seguirá peleándola”, aseguró.

Sin embargo, sostuvo que sería “un mensaje erróneo” decir que es “de vida o muerte”.

“Es un espectáculo deportivo, tenemos que vivirlo así. Transmitamos que es un partido de fútbol que tiene un montón de matices y de condimentos, que van a transmitirse en estos días, pero no tiene que ir más allá de eso”, añadió.

En Boca Juniors también creen que este Superclásico será histórico.

Ramón ‘Wanchope’ Ábila, delantero y goleador del equipo, aseguró que “esta final es la que todo futbolista quiere jugar” y dijo que tanto él como sus compañeros son “unos privilegiados”.

“Está buenísimo, serán partidos históricos, únicos”, añadió.

Ni Gallardo ni Ábila quisieron decir qué equipo tiene más posibilidades de consagrarse campeón. Un rápido repaso por las plantillas de ambos y un análisis de lo realizado hasta ahora en la Copa Libertadores muestra que lo más probable es que sea una final muy pareja.

Boca Juniors llegó a esta instancia al superar al Libertad paraguayo y a los brasileños Cruzeiro y Palmeiras.

River Plate, por su parte, dejó en el camino a los argentinos Racing Club e Independiente y al Gremio brasileño.

El Xeneize cuenta con una sólida defensa, en la que destacan el experimentado Carlos Izquierdoz y el juvenil Lisandro Magallán.

El centro del campo se lo reparten Wilmar Barrios, internacional con Colombia, Nahitan Nández, internacional con Uruguay, y el capitán, Pablo Pérez.

También impone respeto la delantera, compuesta por el juvenil Cristian Pavón, que jugó con Argentina el Mundial de Rusia 2018, Ábila y el colombiano Sebastián Villa.

Por si fuera poco, en el banquillo están los reconocidos y experimentados Fernando Gago y Carlos Tevez, y otros jugadores de renombre como Mauro Zarate y el goleador Darío Benedetto.

El entrenador es Guillermo Barros Schelotto, quien consiguió que Boca Juniors sea el vigente bicampeón de la Superliga.

En River Plate destacan el portero mundialista con Argentina Franco Armani, los defensas Jonatan Maidana y Javier Pinola y los centrocampistas Leonardo Ponzio, Gonzalo Martínez y Exequiel Palacios.

En la delantera alternan el colombiano Rafael Borré, Ignacio Scocco y Lucas Pratto.

El delantero uruguayo Rodrigo Mora, el centrocampista Ignacio Fernández y el colombiano Juan Fernando Quintero también sobresalen en el equipo.

Gallardo es, sin duda, el máximo ídolo de este equipo. ‘El Muñeco’ tuvo un exitoso paso como futbolista y luego, como entrenador, hizo que River ganara las Copas Argentinas de 2016 y 2017, la Copa Sudamericana de 2014, las Recopas Sudamericanas de 2015 y 2016, la Copa Suruga Bank de 2015 y la Libertadores de 2015.

Gallardo, y River Plate, intentarán sumar este 24 de noviembre un nuevo título a su palmarés. Barros Schelotto, Pavón, Ábila, Barrios, Pérez y todo Boca Juniors intentarán evitarlo y que sea el Xeneize el que levante el trofeo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.