(Foto: EFE)

Brasil sigue los mismos pasos que Colombia a la hora de enfrentar el éxodo masivo de venezolanos, que encuentran sus vías naturales de escape a través de los límites con los dos países vecinos. “Estaremos duplicando nuestros pelotones de frontera”, adelantó Raúl Jungmann, ministro de Defensa brasileño, quien acompañó al presidente Michel Temer en su visita a Roraima, el estado colindante con Bolívar.

El principal objetivo brasileño es ordenar y controlar el incesante flujo migratorio, que solo en Boa Vista, capital de Roraima, supone el 10% (40.000 personas) de su población. Las fuerzas armadas se encargarán de coordinar los distintos dispositivos estatales, que también contemplan el traslado de migrantes a otros territorios para descongestionar la frontera.

“No faltarán recursos”, prometió Temer. Los expertos consideran que el probable triunfo electoral de Nicolás Maduro el próximo 22 de abril sumará una nueva ola migratoria al ya masivo éxodo de más de cuatro millones de venezolanos que huyeron de la revolución.

Estos movimientos militares provocaron la reacción inmediata en el gobierno de Caracas, en especial el despliegue colombiano. En 2009 Hugo Chávez entonó “vientos de guerra” contra Álvaro Uribe, presidente en aquella época, al hacerse públicas las conversaciones con Estados Unidos para levantar bases militares en el país vecino.

Las tropas venezolanas se multiplicaron entonces cerca de la frontera, pero la escalada militar quedó finalmente circunscripta a un duelo de declaraciones entre ambos presidentes. El resto de la historia ya es muy conocida: el posterior triunfo de Juan Manuel Santos en 2010 redujo la tensión entre ambos países, que llegaron a vivir una verdadera luna de miel durante las negociaciones de paz en Cuba entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC. El “comandante supremo” calificó entonces a Santos como su “mejor nuevo amigo”.

El final del conflicto colombiano y el recrudecimiento de la ofensiva revolucionaria contra la Asamblea Nacional y contra la oposición enfrentaron de nuevo a ambos gobiernos. Ahora el nuevo despliegue de tropas colombianas escondería, según el chavismo, un plan para invadir su territorio con ayuda de Washington. “Se está planteando la ocupación militar de Venezuela. No lo vamos a permitir”, amenazó ayer Tarek William Saab, fiscal general, quien añadió que “Venezuela no merece que la bombardeen, con eso nos amenaza Estados Unidos”.

Lee la nota completa en La Nación: El éxodo venezolano pone en alerta a Brasil: Temer refuerza la vigilancia en la frontera




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.